Apuntes de Llanes

← Cáp. 6 • • Índice • • Cáp. 8 →

Capítulo VII, Libro I

Casa y linaje de Valdés

I. Antigüedad de los Valdés

La casa y linaje de Valdés, es tan antiguo, conocido y estendido en Asturias, que apenas hay concejo ni villa, donde no haya o hubiese habido casa, y casas principales de este apellido, existiendo aún algunas muy distinguidas, que conservan esta varonía a pesar de los muchos enlaces con otras casas y familias.

En lo antiguo, y hasta los reinados de D. Pedro el Cruel, y de D. Enrique su hermano, el linage de Valdés, fue uno de los más ilustres y poderosos, pero en dicho reinado padeció mucho el dueño de la casa fuerte y solar antiguo de dicho apellido, que se entiende el de las Torres que llamaban de San Cucao de Llanera, donde aún se conservan vestigios de la primitiva casa fuerte y Torres, que se demolieron de orden del Rey Don Enrique segundo, por haber seguido la parcialidad del Rey Don Pedro su hermano; pero a pocos pasos de distancia, se ve la que posteriormente y con licencia y privilegio Real, se fundó de nuevo, cuyo privilegio fue concedido a Diego Menéndez Valdés «el mejor mi vasallo y guarda mayor de mi cuerpo.»

Si hubiésemos de recopilar y narrar las grandezas de este linaje en Asturias, y los varones ilustres de él, sería nunca acabar y desviamos de nuestro propósito, por lo que nos ceñiremos a hablar solamente de lo tocante a Llanes, en donde es tan antiguo, que no hay memoria ni por historia, ni por instrumentos, cuando vinieron los de esta familia a residir en su casa de aquí, que aún existe, y es antigua y la más inmediata a la capilla de la Magdalena; capilla que fue parroquia antes de la concesión del fuero a esta villa y concejo, y que después de construida la nueva iglesia que hoy existe, aún mantenía dos capellanes que sacaban su congrua de los diezmos.

II. Antiguos Poseedores Conocidos

Hay motivo grave para creer que en lo muy antiguo, los dueños de dicha casa, usaban solamente del apellido de González, y que despues, añadieron lo de Valdés por algún casamiento, pues hallamos que por los años de 1131 y 1153, era Pedro González Teniente o potestad de Llanes, y toda su jurisdicción: así resulta de dos instrumentos hechos en aquellos años, que existían en el Real Monasterio de San Salvador de Celorio, orden de San Benito, y el uno de ellos, es una donación hecha por el mismo Pedro González a Rodrigo Muñoz, reinando D. Alfonso siete el Emperador; y como hallamos tambien cuatro poseedores seguidos de esta casa, que se nombran con los dos apellidos González de Valdés, es el motivo para persuadimos de que a González añadieron el de Valdes; pudiendo servir de apoyo a esto mismo lo que dice Tirso de Avilés, que García González de Valdes, murió sobre el Real de Gibraltar y se trajeron sus huesos a sepultar en el monasterio de San Vicente de Oviedo en tiempo del Rey D. Alonso el Onceno. Hay sin embargo una particularidad que observar aquí, y consiste en que el apellido de Valdés de otras casas de Asturias no vá unido al patronímico de González como le hallamos en Llanes.

Más adelante haremos memoria de sucesivos poseedores.

Volver al inicio del capítulo
www.llanes.as