Apuntes de Llanes

← Cáp. 2 • • Índice • • Cáp. 4 →

Capítulo III, Libro II

La Iglesia Parroquial

I.Construcción de la nueva iglesia

Nada se sabe respecto a la construcción de la antigua parroquial, hoy capilla de la Magdalena: La tradición y Tirso de Avilés, le dán más antigüedad que la de la fundación de la Villa, siendo erigida para llenar su misión, y satisfacer las creencias de los fieles: Tampoco quedan en ella vestigios de su antigüedad, por las muchas reparaciones y trasformaciones que sufrió en estos últimos tiempos. Es de suponer que las necesidades espirituales, siempre crecientes, hicieran imprescindible, por deficiencia de esta iglesia, la edificación de otra llevada a efecto por sus vecinos, y por ellos costeada, lo que indica su mucha riqueza, y prueba palmariamente su fiel adhesión a la causa de Dios, y su no menos sincera piedad.

El nuevo templo levantado en el siglo XV, y consagrado el día quince de Agosto del año de 1480 a Santa María del Concejo, con la advocación de Nuestra Señora en su Asunción, patrona de la Villa, tiene a ambos lados de su Altar mayor una inscripción que dice– Esta Iglesia hicieron los vecinos y parroquianos de ella; y en su nombre, como patronos, presentan sus beneficios, el juez, dos Regidores y un procurador general electos cada año por esta Villa.» Es uno de los parroquiales mas nombrados por su capacidad, asi como por la magnificencia con que en él se celebran los divinos oficios y grandes solemnidades: su estilo es el gótico degenerado, y consta de tres naves con cuatro cuerpos cada una, teniendo en la de la izquierda una capilla construida a espensas del Señor don Juan Pariente, Rico home, y Gentil hombre de camara del Rey Don Enrique IV, hijo de la localidad.

El Patronato de ésta Capilla nominada de la Santisima Trinidad, pasó a la muerte de aquel, a sus descendientes los Duques de Estrada que después tomaron el título de Condes de la Vega de Sella. Tenia puerta privada por el Norte, y delante de su altar, sepúlcros para los mismos Señores, en dos de cuyas lápidas se leen aun los nombres de D. Juan Pariente, y de doña Mayor de Nava su muger, que pasó de esta vida el 20 de Mayor de 1458. También yace allí depositado en frio mármol el Señor D. Blas Manuel de Posada Duque de Estrada. Caballero de la ínclita órden de San Juan de Jerusalen que falleció en Madrid el 24 de Febrero de 1802 a los 22 años de edad, hijo unico de los Señores D. Benito de Posada Herrera, Ministro del supremo tribunal de Justicia y Senador del Reino, y de doña María de la Concepción Duque de Estrada y Mon, ejemplar y amantísimo para con sus padres, caritativo con los pobres, bondadoso y bueno para con todos, y cuyo talento y dotes nada comunes le brindaban por doquier risueño porvenir, y gloria inmarcesible, jamás comparable con la que habrá conquistado en el cielo. Descanse en paz.

Esta capilla, no tenía comunicación con la Iglesia mas que por un pequeño arco cubierto con una reja de hierro que sale al presbiterio o grada mayor, pues la parte del vendabal estaba tapiada de pared. El Cabildo de señores Beneficiados siguió contra los Condes de la Vega de Sella, varios pleitos para que desapareciese esta pared, y la capilla formase Iglesia, tapiando la puerta de entrada del Norte, y así se consiguió por sentencias ejecutorias, si bien respetando el patronato y enterramientos.

Ofrece además como notable la iglesia, no solo sus dos puertas de entrada aunque de diferente órden arquitectónico, sinó el retablo del Altar mayor, de indiscutible mérito, y que la polilla de los años irá trocando en polvo muy en breve, si la solicitud y diligencia del Señor Arcipreste no acude presurosa a salvar tan valiosa joya. Este altar fue construido en Italia, lo mismo que otro de igual trabajo para una Iglesiá de la provincia de Santander, y se cambiaron al traerlos, lo cual se nota por quien detenidamente le examine.

Habiendo sido quemada la Villa muy poco tiempo despues de haberse abierto al culto la nueva Iglesia, sufrió esta bastante, y mas especialmente en sus Altares, y por eso cuando el Emperador Carlos V pernoctó aqui, acompañado de la Infanta Doña Leonor y de toda su corte en 1517, se estaba restaurando el retablo del altar mayor, segun cuenta Laurent Vital, cronista del mismo Emperador, por un buen hombre natural de Saint Omer, escultor de Imagenes, que con su muger y familia vivia en Burgos, y había sido llamado espresamente para tallar la nueva tabla del espresado altar.

II. Cabildo Beneficial.

La parroquial, con privilegio de Iglesia de Asilo, desde tiempos muy antiguos hasta el año de 1.500, se componia de un Rector Mitrado, a cuyo cargo estaba la cura animarum, y doce Beneficiados simples y patrimoniales, que solo podian obtener los hijos de pila por rigorosa antigüedad, siendo la presentación de ellos de la Justicia y Regimiento de la misma villa en nombre de sus vecinos y de los de sus arrabales.

En dicho año de 1500 se celebró concejo público por la justicia, vecinos, y arrabales, siendo Rector del Cabildo y Cura D. Pedro Sanchez Rivero, que además era Abad de Pendueles y de San Juan de Rivadedeva, con el fin de suplicar a Su Santidad Alejandro VI, se sirviese resumir la Rectoria y aplicar su renta a la masa comun de los doce Beneficiados, y que éstos tuviesen el cargo de la Cura animarum: Se formó espediente, y Su Santidad le cometió al Señor D. García Ramirez Obispo de Oviedo, para que siendo cierto lo que se exponia, resumiese dicha Rectoria; practicadas por el Señor Obispo las diligencias judiciales segun derecho, y con informes extrajudiciales, halló ser de razon resumir la Rectoria, y asi lo acordó aplicando su renta a la masa comun de los doce Beneficiados en 7 de Julio de 1503, con obligación de servir la cura animarum, de dos en dos cada año, principiando por los mas antiguos, y acabando por los mas modernos.

En el año de 1.564 a instancia de D. Sancho Perez Rivero, procurador general de ésta Villa, se volvió a juntar la Justicia y Regimiento con los vecinos de ella, en concejo público, y trataron que, mediante la corta cóngrua que aún tenian los doce Beneficiados, y que por ésta causa se ausentaban de la parroquia, y nó asistian a la Iglesia, se representase al Señor Obispo de Oviedo Don Geronimo de Velasco se sirviese resumir cuatro Beneficios que estaban vacantes, que con sus rentas agregadas a las de los ocho restantes Beneficiados, se pudiesen mantener medianamente, pues bastaban para el servicio de dicha Iglesia; y Su llustrísima, habiéndo visto lo pedido y ser cierto lo que exponian los vecinos por informes y justificaciones tomadas, resumió los cuatro beneficios vacantes, haciéndo número de ocho beneficiados, los cuales dice, haya para siempre, la dicha Iglesia, y se provean segun en todos tiempos se habian proveido en hijos patrimoniales, sin que puedan estar en ella menos de seis beneficiados residentes: y si no hubiese seis patrimoniales, sean proveidos estraños hasta dicho numero, por exámen al mas hábil, y que los beneficiados que hubiese, residan siempre en acto de comunidad, haciendo el oficio de Curas y su servicio como hasta aquí, de modo que este, no haya detrimento aleyuno antes le aumenten, y que los beneficiados posteriormente proveidos, sirvan de diácono y subdiácono e hagan los oficios e oficio de menores, prefiriéndo siempre los más antiguos en dicho servicio e oficios de dicha Iglesia.

Así continuó esta acéfala corporación hasta el año de 1850 en que el Ayuntamiento, como patrono y presentero, hizo su última provisión, a pesar de lo que preceptuaba la ley de 21 de Julio de 1838. Lastimosamente hoy, este cabildo se halla reducido a dos ancianos beneficiados, un coadjutor, un sacristan y un organista tambien presbíteros. Su curato está clasificado como de término; y el beneficiado mas antiguo tiene señalada la dotación de párroco. Segun el reciente arreglo parroquial, la de la villa de Llanes, que se compondrá de la villa y arrabales, tendrá un solo párroco y tres coadjutores.

III. Prestación Personal y Arcisprestazgo

Tenía el Cabildo su prestación personal que se distribuia en veinte y cuatro porciones; doce para el mismo Cabildo; ocho para el convento de Agustinas Recoletas extramuros de la Villa, que de antiguo percibia el Prelado, y después cedió a dicha comunidad en el año de 1662; dos al Señor Conde de la Vega de Sella, que las compró a los monges Bernardos de Valde?Dios en Villaviciosa, y las dos restantes al beneficio simple de la antigua iglesia de la Magdalena, que suprimida a fines del siglo último por la Cámara, se adjudicó en renta a la fábrica de la parroquial donde no rige el Sínodo Diocesano para el percibo de derechos de Estola y pie de Altar, sinó unas constituciones y arancel formados por el Cabildo Beneficial, que en 30 de Septiembre de 1738 aprobó la Superioridad Eclesiástica.

El cargo de Arcipreste que allá en remotos tiempos tenia aquí jurisdición contenciosa eclesiástica, y que después quedó reducido a simple vicario foráneo, recaia siempre en uno de los beneficiados de esta Iglesia, hasta que por muerte del señor D. Lorenzo Simon Gonzalez, acaecida el 3 de Diciembre de 1846 a los 97 años, de su edad, pasó a otros párrocos del concejo; primero al de Porrua y despues al de Barro, viniéndo a desempeñarle nuevamente en el dia el señor D. fray Gabriel Fernandez Vega, beneficiado.

IV. Términos Parroquiales

La parroquia de Llanes comprendia antiguamente a la villa con sus arrabales del Cueto, la Carua y Pancar, y a los pueblos de la Pereda, Soberrón, la Galguera, Covielles, el Acebal, Purón y un barrio de once casas en el de Cué, desde el sitio llamado El Riego al Puerto hacia el Oeste; y además tenia como medianeros en alternativa anual con la parroquia de San Roman, cuya Iglesia estaba al Norte del puente de este nombre sobre el rio Carrocedo, en términos de la Carua, los barrios restantes de Cué, con los lugares de Andrin y la Portilla, perteneciendo éstos dos últimos en los años pares, y los barrios medianeros de Cué, en los años nones, a Llanes, y en los años inversos, a San Roman. La parroquialidad medianera eclesiástica en dichos tres pueblos, que empezaba anualmente el Domingo de Cuasimodo, fue causa de frecuentes y graves cuestiones entre el Cabildo Beneficial de Llanes, y el parroco de San Roman, y para terminarlas, se otorgó por consejo y aprobación diocesana la escritura de transación de 24 de agosto de 1664, adjudicándose a San Roman los barrios de la Portilla mas cercanos a su Iglesia desde la casa actual de D. Gabriel Rubin de Celis y Món, con los barrios medianeros de Cué, agregándose a Llanes los barrios restantes de la Portilla y Cué, con el pueblo de Andrin. Muy pronto volvieron las escisiones a causa de esta complicada deslindación, y fue preciso para sofocarlas, la escritura de concordia de 11 de Abril de 1788, estableciendo que el lugar de Cué pasase íntegro a la parroquia de San Roman, a la que de antiguo pertenecia Santa Maria Magdalena de Parres como su anejo, en igual forma el de la Portilla y Andrin, a Llanes, respetando la cuestión de diezmos que siguieron hasta su estinción, repartiéndose por cuotas iguales entre ambas Iglesias.

Tambien tuvo éste Cabildo feligreses en la antigua villa de Poó, en participación con el párroco de Porrua y Monasterio Benedictino de Celorio, mas sin deslinde de barrios ni demarcación territorial definida basada en que el varón seguia la parroquialidad del padre, y la hembra solo hasta que contraia matrimonio, que entonces seguía la del marido, y siendo ambos conyuges forasteros, podian elegir libremente iglesia. Como era natural, esta confusión de derechos parroquiales, fue causa de muchos pleitos entre las tres feligresias, sacando por lo regular la mejor parte el Monasterio, por que se atraia los de elección libre, con promesas de foro y arrendamiento. Llegó en éste estado el 3 de octubre de 1591 en que Poó contaba con 59 vecinos pertenecientes 34 a Llanes, 13 a Porrua y 12 a Celorio; y los párrocos respectivos, convinieron en arreglar las disensiones pendientes, señalando los derechos que a cada uno correspondian, pero lo hicieron en términos tan vagos, y constriñeron tan poco sus extremos, que no transcurrió mucho tiempo, sin que volvieran a recrudecerse las pasiones, manifestadas bien claramente en varios pleitos que se incoaron, y entre los que merece especial mención, por lo dispendioso el que promovió el párroco de Porrua contra el Monasterio, afines del siglo último. Por estas fechas, reunia Póo 122 vecinos, de los que a Llanes solo 6 pertenecian, 9 a Porrua y los restantes a Celorio, siendo indispensable para acortar las discordias que constantemente se suscitaban, que a ruego de su vecindario se crease en 1849 la Vicaria perpetua de Poó segregada de dichas parroquias.

Aunque el de San Roque del Acebal fue erigido canonicamente el año de 1792 como anejo, con servicio completo a cargo del beneficiado mas moderno del Cabildo de esta Villa, y la obligación de servir el Viatico y otros auxilios a Puron, volvió posteriormente a reincorporarse a la matriz con cargo de misa todos los días festivos en San Roque, y cada domingo en Purón, hasta que, en santa visita hecha por el Prelado el 12 de Abril de 1859, créo una coadjutoria independiente, o verdadera Vicaría de los pueblos de Covielles, Acebal y Puron, desmenbrándolos definitivamente de Llanes.

V. CARGAS

Como complemento de este capítulo, entramos a reasumir las cargas que pesaban y cumplen en cuanto les es posible los beneficiados actuales, demostrando la necesidad de mayor número de sacerdotes para cumplirlas.

Funciones de parroquia con anexión de cura de almas.
17 misas solemnes en festividades de primera clase.
8 misas cantadas medio solemnes.
54 misas cantadas solamente.
54 misas rezadas.
10 vísperas solemnes.
2 vísperas medio solemnes.
13 procesiones solemnes por las calles de la villa.
9 procesiones al rededor de la Iglesia con ternos.
24 procesiones por dentro de la Iglesia.
2 procesiones solemnes dentro de la Iglesia.
5 bendiciones solemnes; la de Ceniza, Candelas, Ramos, Sábado Santo y Pentecostés.
5 maitines y laudes cantados, Miercoles, Juéves y Viernes Santo, la Asunción y Natividad.
11 misereres cantados desde sabado de pasión hasta Mártes Santo.
52 Asperges cantados con capa.
86 salves cantadas con responso rezado.
12 responsos cantados de la órden tercera.
52 responsos rezados despues del Asperges los domingos.
Funciones voluntarias de costumbre.
6 misas solemnes.
102 misas cantadas.
2 misas cantadas con ministros.
50 misas rezadas.
7 vísperas cantadas.
9 responsos solemnes.
3 responsos con ministros.
206 responsos cantados.
2 vigilias con ternos y ministros.
3 procesiones con capa por las calles.
52 procesiones con capa dentro de la Iglesia.
Funciones de fundación.
2 misas solemnes en capillas dentro de la Villa.
6 oficios de ánimas solemnes en la Iglesia.
22 oficios de ánimas menos solemnes.
98 misas de aniversario con ministros.
1 oficio de ánimas cantado solamente.
1 misa cantada en capilla fuera de la villa.
50 misas cantadas de aniversario, en la parroquial.
311 misas de aniversario rezadas.
2 vísperas solemnes en capillas dentro de la villa.
1 vísperas solemnes en la Iglesia.
6 vísperas solemnes de difuntos.
22 vísperas cantadas de difuntos.
221 visperas rezadas de difuntos.
5 vísperas cantadas en capillas, dentro y fuera de la villa algunas a bastante distancia.
3 maitines cantados de difuntos, en la Iglesia.
6 vigilias solemnes.
22 vigilias cantadas con Diáconos.
1 vigilia cantada con capa.
22 procesiones con terno, al rededor y dentro de la Iglesia.
22 procesiones cantadas con capa, dentro y al rededor de la Iglesia.
2 procesiones con sobrepelliz y estola fuera de la villa.
4 responsos solemnes en capillas dentro de la villa.
13 responsos solemnes dentro de la Iglesia.
176 responsos cantados con ternos.
122 responsos cantados con capa.
335 responsos cantados con Alba o sobrepelliz y Estola.

VI. Capillas

Existen actualmente dentro de los nuevos términos de la parroquia, las siguientes capillas públicas en las cuales se celebra el culto.

– La de Santa Ana, del Gremio de Marcantes en ésta villa.
– La del Carmen, del Excmo. Sr. Marqués de Gastañaga.
– La de la Inmaculada Concepcion, en el Cercado.
– La de la Magdalena, antigua parroquial.
– La de San Roque, annexa al hospital de Peregrinos.
– La de Todos los Santos, del Sr. D. Gabriel Rubin de Celis.
– La de la Encarnación, en el Coleglo de primera y segunda enseñanza, antes Convento de Monjas Agustinas Recoletas.
– La de Santo Dorningo, de D. Bernardino Noceda Sanchez.
– La de Nuestra Señora de la Guia, extramuros dominando al mar.
– La de San Antonio Abad. en la embocadura del puerto.
– La de Nuestra Señora de los Altares o de la Salud.
– La del Santo Cristo del Camino.

Como se vé, todo era excepcional y anómalo en ésta Iglesia colegiada, y todo predispone el ánimo a creer el gran papel que desempeñó, y la altura a que debió colocarse Llanes en tiempos pasados.

Volver al inicio del capítulo
www.llanes.as