Apuntes de Llanes

← Cáp. 11 • • Índice • • Libro III →

Capítulo XII, Libro II

El Santo Cristo del camino

I. Fundación

En lo alto de la Horcada, en que se unen las dos cuestas o lomas de Cué y de la Arquera, términos del pueblo de la Portilla, a poco más de un kilómetro de esta villa, y al lado del antiguo camino real, se construyó en 1559 una ermita a espensas de don Pedro Sánchez de Llanes, Arcipreste y Beneficiado de la parroquial de la misma Villa, con la advocación del Santo Cristo del Camino, o de la Horcada, y en que se venera la imagen del Crucificado.

En los primeros años del presente siglo, y a espensas del Señor D. Pedro Diaz Escandón, Dean de Guadalajara en Nueva España, hijo de la parroquia de Llanes, se reedificó y ensanchó dicha capilla, construyendo además en su frente por el Sur, un magnífico atrio o portico embovedado con asientos cómodos a los lados para descanso de los viageros que por allí transitan, y de los devotos que van a visitar la imagen.

El Párroco o Beneficiado más antiguo de Llanes, es el administrador encargado del Santuario y de su culto, y tiene para su cuidado y custodia un Santero o Ermitaño que vive allí en casa independiente de la capilla, sin más estipendio que las limosnas que puede recoger de los fieles, para su alimento y la de la luz que arde continuamente delante del altar. Es verdad que este Ermitaño tambien tenía allí, hasta hace poco tiempo, un terreno cercado que le servía de huerta, y le producía algunos frutos y hortalizas, pero, por denuncia malévola, se incautó de ello el Estado y lo enagenó, siendo hoy propiedad particular, y sin que al Santero se le haya remunerado como correspondía en justicia, de este auxilio para su manutención y para el culto del Cristo crucificado.

II. Devoción y Festividad

El ocho de Julio de cada año dá principio un novenario, y el diez y seis se celebra el triunfo de la Santa Cruz, con una solemne misa a cuyos actos concurren multitud de fieles. En este último dia, y en los alrededores de la capilla, a la sombra de corpulentos robles, castaños y otros árboles, se reunen en romería la mayor parte de los habitantes del Concejo, y aún de los limítrofes, con ofrendas y en cumplimiento de piadosas promesas.

Pocos, acaso ninguno, de cuantos viven en estos contornos, al marchar a sus tejeras, al servicio de las armas o a las Américas, habrán dejado de visitar al Santo Cristo del Camino, para implorar su proteccion y amparo, y pocos también al volver a sus hogares o a la madre patria, dejan de acudir ante el mismo Señor Crucificado a darle gracias.

Nada puede ponderar tanto la devoción que los naturales profesan al Santo Cristo del Camino como las siguientes estrofas, tomadas al acaso, de dos bellísimas composiciones tituladas «Amor patrio» y «La fé» escritas en México por el ciego D. Salvador de la Fuente, hijo del pueblo de Tresgrandas de este concejo, que publicó El Oriente de Asturias periódico de Llanes. el 1º de Agosto de 1868 y el 11 de Septiembre de 1885.

AMOR PATRIO
Memoria del histórico
Y renombrado Auseva,
En cuya humilde cueva
Radiante apareció,
 
La Madre de Dios fúlgida
Que cual celeste rayo,
El brazo de Pelayo,
Al triunfo encaminó.
 
Memoria dulce y plácida
Del santo amor profundo
Que el sér que me dió al mundo
En mí depositó;
Recuerdo de las lágrimas
Que torpe y fiero un día,
Con bárbara osadía
Mi marcha le arrancó.
 
Si bondadosa intérprete
Trasmites el acento,
El pobre pensamiento
Del bardo baladí,
Dile a mi pueblo hispánico
Que siempre me es querido;
Dile que no le olvido
Cual no te olvido a tí.
 
Si allá bajo la bóbeda
Del Cristo del Camino,
Tu lábio purpurino
Elevas al Señor,
Coloca entre el purísimo
Fervor de tu alabanza,
La flor de mi esperanza,
La fé del trovador.
 
LA FE
 
Ante esa vanidad y necio orgullo
Que al mundo de las ciencias acompaña,
Vivir quiero, y morir al dulce arrullo
De la brisa del mar, que a Llanes baña.
 
Allí no encontraré regios tapices
Ni mi planta hollará la rica alfombra,
Que huellan corrompidas meretrices
De crímenes y vicios a la sombra.
 
Allí en vez de escuchar la voz del sabio
Que omite para Dios toda alabanza,
Escucharé del campesino labio
Himnos de fé, de amor y de esperanza.
 
Y me dará su arrullo la paloma;
Su blando susurrar el arroyuelo:
La rosa y el clavel su suave aroma:
Su afecto el labrador; su paz el Cielo.
 
Y al pasar por el rústico santuario
Do me hizo conocer la madre mía
 
Al Dios que en una cruz sobre el Calvario
La culpa de los hombres redimía.
 
Ante su imágen caeré de hinojos
Rogándole con férvido deseo,
Nó que dé luz a mis nublados ojos:
Sí que ilumine el alma del ateo.
 

III. Panorama

Desde la cumbre donde se halla situada la capilla del Santo Cristo del Camino, se admira el más bello panorama que la naturaleza pudo ofrecer a los ojos del hombre. Véase como la describe el señor Saro en sus pequeñas jornadas.– «Al Sudeste, los Valles de Mijares y Pendueles con sus frondosos bosques, sus blanqueadas casas, sus fuentes y arroyos, sus tierras y prados, todo salpicado de blancas rocas calizas, y sombreado por las estribaciones del Cuera, es maravilloso; el pico de Soberrón ante mural y sosten del mismo Cuera, en cuya cima se ven aun en el dia vestifflos de fuerte castillo, que servía de refujio y defensa a los naturales del antiguo territorio de Aguilar en la época de la Reconquista, y en las invasiones marítimas de los Normandos; al Noroeste, Llanes con sus arrabales, bosques que son berjeles, caseríos que parecen blancas palomas, pueblos que semejan villas recien construidas; Póo, Celorio, Barro, Niembro, gran parte de Posada ; todo esto se domina desde aquella altura y festonando la tierra firme el mar en toda su grandeza. Pintaros la magnificencia del cuadro que se ofrece a la vista de quien seducido por el amor a lo bello, asciende a la cuesta del Cristo, es tarea muy superior a mis fuerzas; confieso que no tengo alientos pára tanto, así que dejo con sentimiento tan agradable sitio, y ruego a quien allí no haya estado, que suba a él, y por si mismo vea que la realidad supera en mucho a cuanto de paisage tan encantador pueda decirse por la imaginación más lozana y fantástica».

Volver al inicio del capítulo
www.llanes.as