Apuntes de Llanes

← Cáp. 3 • •Índice • • Cáp. 5 →

Capítulo IV, Libro III

Continua la casa de Rivero y sus agregadas

I. Joaquin de Rivero Gomez De La Madrid

Don Joaquín de Rivero Gomez de La Madrid, que sucedió en ambas casas de sus apellidos, y en todos los mayorazgos y agregados de ellas, así como en las de Gayón y Valdés, tambien con sus agregados, que alcanzó a ver tres siglos, naciendo en fines del diez y siete, y falleciendo en principios del diez y nueve, fué Alferez de milicias de la compañía de don Juan Francisco de Rivero Cienfuegos su padre, en el valle de San Jorge, con título de S. M. despachado el año de 1716, y lo fué hasta el de 1734, que se mandó formar el nuevo Regimiento de Milicias: Tambien fué Juez tres veces de esta Villa y concejo de Llanes, y sirvió doce años el empleo de Juez imparcial Subdelegado de Marina, con despacho del Intendente de este departamento, prestando en ambos cargos, servicios eminentes que al tratar de la Marina se enumerarán.

Por espacio de más de veinte y cuatro años, asistió, este ilustre varon, a todas las juntas generales de Asturias, y lo mismo a las diputaciones en dos trienios que fué elegido; otros tres años ejerció el cargo de procurador general del principado, y en ese tiempo pasó a la Corte de representante, donde estuvo dos años encargado de los negocios más árduos, desempeñando su obligación con la entera confianza de aquel.

Casó la primera vez, con doña Francisca María de Valdés Navia y Bolaño, natural del Concejo de Llanera, hija del capitán don Alvaro de Valdés Osorio, Regidor perpétuo de la ciudad de Oviedo en uno de los doce oficios de primera creación; Regidor también perpétuo del Concejo de Laviana; señor de las torres de Villanueva de San Cucao, y de doña Beatriz María Navia y Bolaño su muger: nieta dicha doña Francisca María, por linea paterna, del capitán don Pedro de Valdés Quirós Regidor perpétuo de dicha ciudad y de dicho Concejo de Laviana, y de doña Antonia Navia Osorio su muger; por línea materna era nieta, de don Alvaro de Navia y Bolaño y de doña María Lorenza de Ulloa y Castro su muger, señores de la casa de Lieres, sita en el concejo de Navia, de este principado, patronos de la Iglesia parroquial de aquella antigua villa, y de los vasallajes de Valdeoselle y Cajoto en el reino de Galicia: biznieta por línea paterna de don Pedro Valdés y de doña Isabel de Quirós su muger, tambien Regidor perpétuo de Oviedo; y biznieta por línea materna de don Antonio de Navia y Bolaño, y de doña María de Navia y Osorio su muger.

La dicha doña Beatriz era hermana legítima y entera de don José Bolaño, caballero del orden de Santiago, colegial en el mayor del Arzobispo, Conde de Bolaño, embajador a Venecia por el Emperador Carlos VI, que aunque se estableció en Milán con grandes ventajas, e hizo allí un gran casamiento, lo mismo que su hijo don Carlos de Bolaño con la Marquesa de Perigitón, hoy se halla estinguida aquella familia. Era tambien hermana legitima y entera de don Alvaro de Navia y Bolaño, colegial en el mayor de Oviedo, del orden de Santiago, Oidor de la audiencia de las Charcas, después de la de Lima, donde fué decano muchos años, con honores del Consejo de Indias, y últimamente le hizo el Rey merced de título de Castilla, para sí y sus sucesores, y se nombró Marqués de Valdeoselle, y hubo dilatada y esclarecida sucesión suya. Uno de sus hijos, fué Fray Mateo Navia y Bolaño, Obispo de Nicaragua; y fué tambien su hijo mayor don Manuel Navia y Bolaño, que murió siendo Coronel del Regimiento Infantería de Valencia, sin haber tomado estado, y don Antonio de Navia y Bolaño su hermano, Maestre de Campo del Callao de Lima, y otros hermanos al servicio del Rey, todos del hábito de Santiago.

Dicha doña Antonia de Osorio, mujer de don Pedro Valdés Quirós, era hija de la casa de Navia de Anleo, que es la del Marqués de Santa Cruz de Marcenado.

La doña María Lorenza de Ulloa y Castro, era hija del señor de Noceda en Galicia, de cuya casa descienden también los de la de Oca y otras muchas ilustres de aquel reino, como la de los marqueses de Parga, Condes de Amarante, &c.

Dichos don Joaquin de Rivero, y doña Francisca María de Valdés su mujer, tuvieron por hijos a don Juan José de Rivero, primogénito y sucesor en la casa, a don Felipe, doña María Josefa, doña Joaquina, doña María Teresa y doña María Francisca de Rivero Valdés.

De segundo matrimonio, casó dichó don Joaquín de Rivero, con doña María Francisca de Posada Harnero, hija de don Juan de Posada y Estrada, y de doña Ana Maria Harnero y Caso su mujer; y nieta de Juan Sanchez de Posada, y de doña Joaquina de Posada Estrada: de este matrimonio no quedaron hijos.

Don Felipe Rivero, fué colegial en el mayor de Santa Cruz de Valladolid, Alcalde del crímen, Oidor de la Audiencia de Zaragoza, Regente de la de Mallorca, y Regente del Consejo de Navarra.

Doña María Josefa, casó con don José Argüelles Uria, vecino de la villa y concejo de Ribadesella, de cuyo matrimonio quedaron don José y don Fernando de Argüelles Rivero.

Doña Joaquina casó con don Francisco de Soto Posada, vecino del lugar de Labra en el Concejo de Cangas de Onís, hijo y sucesor en la casa y mayorazgo, de don Felipe de Soto Intriago y Junco su padre, Regidor perpétuo que fué de aquel concejo, y de doña Francisca de Posada Velarde su mujer, de la que ya hablaremos en la sucesión de la casa de Posada; nieto de don Francisco de Soto Junco, Regidor perpétuo de dicho concejo y de doña María de Intriago su mujer; viznieto de don Domingo de Soto, y de doña Ana de Posada su mujer, y cuya casa de Soto es de las más antiguas y principales de aquel concejo, que és suelo de tantas ilustres: tienen sus entierros en la parroquia de Abamia los Señores de Soto, y gozan en dicho Concejo todos los demás distintivos correspondientes a su antigua y notoria nobleza, lo mismo que en la Iglesia parroquial del lugar de Labra, que es hijuela o ayuda de parroquia de Abamia. Por parte de su madre, es nieto dicho don Francisco, de don Bartolomé de Posada Espriella, y de doña María Antonia Velarde su mujer, pariente mayor de esta casa en el concejo de Llanes; y viznieto del capitan don Pedro de Posada Argüelles y de doña María de la Espriella?Bravo de Hoyos. Tuvieron por sus hijos dichos don Francisco de Soto y doña Joaquina de Rivero, a don Domingo, don Pedro y doña Francisca de Soto Rivero, la cual casó con don Fernando de Noriega y Robredo.

Doña María Teresa de Rivero, casó en este concejo de Llanes con don Antonio de Ingüanzo y Posada, como ya se hará mención.

Y doña María Francisca de Rivero, murió sin sucesión, habiendo estado casada con don Baltasar Alvarez de Acebedo hijo de don Antonio Alvarez de Acevedo, y de doña Alfonsa de Orelas y Lorenzana su mujer, vecinos del lugar de Lois, familias antiguas e ilustres en las montañas de León.

II. Juan José de Rivero.

Fué primogenito y sucesor de don Joaquin de Rivero Gómez de La Madrid, y de doña Francisca María de Valdés Navia y Bolaño su muger, don Juan José de Rivero, que casó con su prima hermana doña Ana Catalina de Mendoza y Rivero, hija primera y sucesora en la casa y mayorazgo de don Juan de Mendoza Pariente su padre, Caballero del orden de Alcántara, Marqués de Deleitosa, Señor de la villa de Villamer, y de la Torre y Casa fuerte de Mendoza de Andrin, de sus bienes y patronatos en las Iglesias parroquiales de San Juan de Rivadedeva, Santa Maria de Colombres, y San Pedro de las Baedas, a quien se hizó merced por el Señor Rey don Carlos II, en atención a su calidad, meritos y servicios año 1693, del título de Marqués de Deleitosa, perpetuo para si y sus sucesores; y por decreto de S. M. de 14 de Enero de 1694, está declarado no ser de los comprendidos en la resolución del año de 1680, y que no ha intervenido beneficio en esta merced.

Esta casa de Mendoza, que está sita en el lugar de Andrin de esta parroquia de Llanes, no hay memoria de su fundación; pero lo que si se sabe es, que constituye una misma con la de Noriega, sita en el Valle de Rivadedeva confinante a este concejo de Llanes, y dentro de su partido judicial: pintan unas mismas armas; e inmediato al solar y Torre antigua de Noriega, está el sitio que llaman de Mendoza; siendo tradición antigua, que de los hijos de aquella casa, unos tomaron el apellido de Noriega, y otros el de Mendoza; y es de observar que hasta hace cuatro siglos, siempre estuvieron estas dos familias unidas y emparentadas, y despues gozaron promiscuamente los diezmos de las Iglesias parroquiales de Rivadedeva, Noriega, Colombres, San Pedro de las Baedas y Santa Eulalia de Carranzo, presentando para aquellos curatos, como patronos y descendientes de los fundadores.

Por lo que mira a la Marquesa de Deleitosa, vá el año de 1546 en el mayorazgo que fundaron, por ante Alvaro Diaz de Noriega escribano, Sancho Gonzalez de Mendoza y doña Maria Alonso de Rivero su muger, octavos abuelos de dicha Marquesa, vinculan los referidos diezmos y patronatos, en Juan de Mendoza su nieto, hijo de Gutiere de Mendoza su hijo; y la casa torre en que moraba Pedro Sanchez de Mendoza su hijo, con varios otros bienes que van espresando en su testamento y fundación; que es de tres mejoras, en diferentes hijos y nietos, bien que las dos principales han recaido en el dicho Juan de Mendoza primer llamado, por haberse estinguido la sucesión de Pedro Gonzalez de Mendoza, hijo también de los fundadores, y llamado a una de aquellas mejoras, por que sustituyeron unos a otros.

Y el expresado Juan de Mendoza, nieto del fundador y primer llamado, casó con doña Sancha Perez de Posada, hija de García Sanchez de Posada, y nieta de Diego Femandez de Posada, y tuvieron por hijo y sucesor, a Juan de Mendoza Posada, que casó con doña Leonor de Posada Intriago, hija de Juan de Posada y de doña Inés Femandez de Intriago, quienes con facultad real, vincularon los bienes que tenían en el valle de Posada, donde eran vecinos, en dicha Leonor su hija, año de 1594, por ante Geronimo de Valdés escribano, y por esto gozó ambos mayorazgos la Marquesa de Deleitosa.

Para concluir sobre esta materia solo notaremos, que al casamiento de Juan de Mendoza y doña Leonor de Posada, precedió dispensación de tercero grado de consanguinidad, por que doña Sancha Perez de Posada y doña Leonor de Posada, eran de una misma casa y familia.

De don Juan de Mendoza y doña Leonor de Posada su muger, fué hijo y sucesor don Juan de Mendoza Posada, que casó con doña Catalina Gómez de La Madrid, hija de Juan Gómez de La Madrid y de doña Maria de Posada y Valdés ya referidos.

Huvieron por hijo y sucesor, a D. Juan de Mendoza y La Madrid, que casó con doña Francisca Pariente y Valdés, hija de Pedro Pariente de Llanes, y de doña Francisca del Corro su muger, teniendo por hijo y sucesor a don Juan de Mendoza Pariente, Caballero del Orden de Alcántar, primer Marqués de Deleitosa, Señor de Villimér, que casó, como se ha dicho, con doña Teresa de Rivero Gómez de La Madrid, y de éste matrimonio, quedó única hija como va expresado, doña Ana Catalina de Mendoza Rivero, Marquesa de Deleitosa, y Señora de la villa de Villimér, en donde tiene el Señorío y Vasallage, poniendo justicia y también Cura, llevando como llevaron la tércia de los diezmos, con tabla de Rio, Molinos, y todos los bienes inclusos en dicho lugar y sus términos, por ser de solariego, que eran suyos propios, y le pagaban foro como a dueño del directo dominio, con todos los demás derechos y propiedad de monte &c.Y así mismo recayeron y gozó dicha Marquesa, los Mayorazgos Patronatos y Regalias expresadas.

De dicha Marquesa, y de don Juan José Rivero su marido, quedó por hija única y heredera universal doña María Francisca de Rivero, Mendoza Gómez de La Madrid, Valdés, Posada, Cienfuegos, Gayón de Barreda, y Marquesa de Deleitosa.

III. José Joaquin De Vereterra y Agusto.

Doña María Francisca de Rivero, Marquesa de Deleitosa, sucesora en la casa de Rivero de Llanes, casó con don José Joaquin de Vereterra y Agusto, Marqués de Gastañaga, hijo lejítimo de don José Joaquin de Vereterra y Valdés, Intendente de la provincia de Burgos, y de doña Francisca Xaviera de Agusto; por cuyo matrimonio se ha incorporado en la casa de Vereterra, la casa solariega de Agusto, que tiene título de Castilla con la denominación de Marqués de Gastañaga; la villa de Prexono en la Rioja, y otros muchos bienes en la provincia de Alava y Señorío de Vizcaya: debiendo advertirse, que la casa solar primitiva de Vereterra, está en Puente Agüero en las montañas de Santander, a la que se agregaron por casamiento otros muchos bienes, en las villas de Medina del Campo y de Alaéjos, y en diferentes poblaciones de tierra de Salamanca.

Este don José Joaquín de Vereterra y Agusto, es nieto por línea paterna de don Diego de Vereterra y Rivera del Consejo de Hacienda, el cual tuvo dos matrimonios; el primero con doña Josefa de la Rivera Insausti y Mondragón, prima hermana de la Marquesa de Falces: el segundo con doña María de Valdés Quiñones y Pimentel.

Fueron hermanos de este don Diego de Vereterra y Rivera, los bailios don Juan y don Martin de Vereterra; el primero Embajador en Viena, y el otro Recibidor en Valladolid y en Madrid por su religión; don Félix que fué del mismo hábito de San Juan; don Pedro José, que fué del de Calatrava, y don José Melchor, colegial de Santa Cruz y del Consejo de la Suprema; tuvo algunas hermanas, una de las cuales casó en la Casa de Dueñas en Medina del Campo.

Por parte de su madre, es nieto el referido don José Joaquin, de don íñigo Eugenio de Agusto y Salcedo, primer caballerizo y mayordomo de semana de las Reinas La Saboyana e Isabel Farnesio, el cual estuvo casado con doña María Isabel Barraicua y Zumelzu; y fueron hermanos de éste don Iñigo, el Excmo. Sr. D. Francisco de Agusto, primer Marqués de Gastañaga, Gobernador y Capitan General de los Estados y ejército de Flandes, y Virrey de Cataluña, a quien sucedió; y don Juan Miguel, Presidente y Capitan general de Guatemala.

Los dichos don José Joaquin de Vereterra y doña María Francisca de Rivero, tuvieron por sus hijos lejítimos, a don Manuel María de Vereterra y Rivero sucesor en todas las casas vínculos y señoríos, a don Joaquín Ruperto, y a doña Luísa de Vereterra y Rivero.

Volver al inicio del capítulo
www.llanes.as