Apuntes de Llanes

← Cáp. 6 • • Índice • • Cáp. 8 →

Capítulo VII, Libro III

Linajes de los Inguanzos y agregados

I. Los Inguanzos.

Juan del Castillo, marido legitimo de doña Maria Alonso, hija de Juan de Rivero, poseedor de la antigua y muy ilustre casa de Rivero en Llanes, y de doña Francisca Calderón, descendiente de la no menos antigua e ilustre de Calderón de la Barca, por su testamento fecha 11 de Febrero de 1576, ante Sancho Perez Rivero escribano, fundó mayorazgo de todos sus bienes, en que se incluyen las casas, huertas y corrales de la aldea de la Carua, arrabal de esta villa, que hoy constituye la posesión llamada de los Altares, en favor de su sobrino Juan Gonzalez de Inguanzo.

Tambien vinculó en favor del mismo su sobrino, todos los bienes de rentas de Iglesias, diezmos y patronatos, que le pertenecían en las parroquias de Santa Maria de Colombres, San Juan de Rivadedeva, y Santa Eulalia de Carranzo, con sus frutos, réditos y pié de altar, y las presentaciones de dichos beneficios e Iglesias, segun se los habia donado Garcia de Noriega, hijo de Gomez del Toral, en 29 de Diciembre de 1562.

Juan Conzalez de Inguanzo, primer llamado a la posesión de estos vínculos, casó con doña Maria Sanchez, de cuyo matrimonio, tuvieron por hijos lejítimos a otro Juan Gonzalez de Inguanzo, a Alvaro y a Pedro de Inguanzo.

Juan Gonzalez de Inguanzo, segundo del mismo nombre, casó con Maria Sanchez Carrera, hija de Juan Carrera y de doña Juana Gonzalez; y de su matrimonio hubiéron como hijos al Licenciado Antonio de Ingüanzo primogénito, a doña Mencia a doña Toribia, muger de Juan Ortiz, y a Maria Sanchez que casó con Martin Sanchez.

El Licenciando Antonio de Inguanzo, contrajo matrimonio con doña Toribia de Posada Estrada, hija de Pedro de Posada y de doña Juana de Estrada su segunda muger, y nieta de Juan de Posada de Meré y de doña Maria Suarez de Intriago, fundadores de la capilla de Nuestra Señora de Gracia en los Callejos, y viznieta de doña Marquesa de Valdés.

Tuvo la DĒ Toribia de Posada como hermanos legítimos, a don Pedro, a don Toribio y a doña Juana de Posada Estrada.

Este don Pedro, fué cura de San Pedro de Bibaño, y después de Santa Maria de Cangas de Onis; y por un testamento, tres codicilios y una memoria que otorgó respectivamente, el 14 de Abril de 1560 ante Gonzalo Perez escribano, el 28 de Diciembre de 1656 en testimonio de Gonzalo Teleña, el 7 de Septiembre de 1659 ante el mismo Teleña, el 12 de Agosto de 1668 por testimonio de Domingo Gonzalez, y el 19 de Abril de 167l, funda vinculo y mayorazgo, que agrega al que fundaron Maria Suarez de Intriago su abuela, y doña Juana de Estrada su madre, llamando a la sucesión en primer lugar, a su hermano don Toribio, y en segundo a su hermana doña Toribia, con la condición, de que solo pueden suceder en él los hijos de legítimo matrimonio: fundó la capellanía del Santo Angel de la Guarda, en la Iglesia parroquial de Vibaño, con capilla independiente, que solo la separa de dicha Iglesia una reja, con el patronato, estrado, asiento y enterramientos en dicha capilla, y obligacion al capellan que la disfrute de dos misas semanales en ella: fundó tambien la capilla de San Pelayo en el centro de la villa de Cangas de Onís; y por último, un hospital en la casa que le pertenecía en el mercado de Cangas, ambos con su Orechada, huerta y rentas, para el reparo y conservación; camas, ropas y muebles para el uso del hospital, que se llamará tambien de San Pelayo.

Su hermano don Toribio de Posada Estrada, siendo ya viejo y soltero, otorgó su testamento el 17 de Marzo de 1679 en testimonio de Pedro Sanchez de Cevos, y dispone; que todos sus bienes sean agregados al mayorazgo o mejora que, a favor de su hermano don Pedro, habia otorgado Maria Suarez de Inguanzo su abuela.

La doña Juana de Posada Estrada casó con don Juan Sanchez de Posada y tuvieron por hijo a Juan de Posada Estrada, que con trajo matrimonio con doña Ana Maria de Harnero, los cuales tuvieron como hija legítima a doña Maria Francisca de Posada Harnero, que casó de primer matrimonio con don Francisco del Rio Herrera, y de segundo con don Joaquin de Rivero Gomez de La Madrid, Señor de la Casa de Rivero, Gayón Valdés y Gomez de La Madrid en esta villa de Llanes, sin tener sucesión en ninguno de dichos matrimonios; por lo cual, todos los mayorazgos de la Herreria, de los Callejos y de los Inguanzos, se reunieron en el Licenciado Antonio de Inguanzo y su legítima esposa doña Toribia de Posada Estrada.

Tuvieron estos por sus hijos a don Antonio de Inguanzo Posada, que fué Arcipreste y Cura beneficiado de Llanes, y que fundó en el sitio de la Herreria, donde tenía su casa de habitación, una ermita con el título de San Pedro Regalado y San Antonio de Padua, bendecida y consagrada el 19 de Noviembre de 1700, como lo fué la de San Antonio de Padua, en la Venta nueva, el 8 de Abril de 1717; a don Juan de Inguanzo y Posada sucesor en las casas y vínculos, a don Pedro de Inguanzo y Posada, Cura de San Roman de Llanes, como proveniente de los fundadores, y patronos de la Iglesia inmediata al sitio de la Carua; a don Gerónimo y a doña Ana Maria de Inguanzo y Posada.

II. Enlace con Perez De Bulnes

Don Juan de Inguanzo y Posada, que como queda dicho sucedió en las casas y vínculos de la Herreria, de los Callejos y de los Altares, casó con doña Francisca de Posada Pariente, hija de Juan de Posada Pariente, y de doña Ines de Mendoza y Posada; esta doña Ines fué hija de Juan de Mendoza y Posada y doña Leonor de Posada su mujer.

Los don Juán y doña Francisca, tuvieron por hijos legítimos a don Antonio de Inguanzo y Posada, y a doña Manuela de Inguanzo.

Don Antonio de Inguanzo y Posada, casó con doña Maria Manuela de Cebos y Barreda, hija única de Pedro Sanchez de Cebos y de doña Gerónima de Barreda; nieta de Alejandro Sanchez de Ilcedo y de Toribia de Cebos su mujer; y viznieta de Pedro Sanchez de Ilcedo y de Catalina Garcia; por cuyo matrimonio se agregó a la casa de Inguanzo y de la Herreria el sitio y posesiones de Venta nueva y los Callejos de Ardisana; fueron sus hijos legítimos don Juan Antonio de Inguanzo y Cevos, sucesor en la casa, y doña Maria que casó con don Mieruel del Hoyo.

Don Juan Antonio de Inguanzo y Cebos, casó con doña Maria Rosa de Posada Perez de Bulnes, hija mayor y sucesora de don Diego de Posada Harnero y doña Antonia Bernarda Perez de Bulnes; por cuyo matrimonio se incorporaron y unieron las casas y mayorazgos de los Altares, la Herreria y los Callejos, con los de Onis y valle de Ardisana, heredados de su padre don Diego; y los de Perez de Bulnes y Gonzalez Buerdo de Cabrales, heredádos de su madre.

Tuvieron el don Juan y doña Maria Rosa por sus hijos legítimos, a don Antonio de Inguanzo y Posada primogénito y sucesor; a don Pedro, Colegial de Canones y despues Obispo de Palencia, a Fray Vicente Religioso dominicano, a doña Manuela que casó con don Manuel Estrada de la Pola de Siero, a doña Maria que casó con don Gonzalo Cirieño de Amieva, y a doña Juana casada con don Juan Centi.

III. Enlace con los Posadas.

Juan de Posada de Meré, proveniente de Pedro de Posada, que con Diego de Harneros fueron los primeros representantes del distrito de Llanes en la junta del principado de Asturias creada a fines del siglo XIV., se casó con Maria Sanchez de Arenas, de quien tuvo por hijos, a Juan de Posada de Ardisana, a Mencia y a Ines de Posada.

El primogénito y sucesor inmediato Juan de Posada de Ardisana, contrajo tres matrimonios: el primero con doña Toribia Fernandez Harnero, nieta de Toribio Fernandez Harnero de quien no llegó a tener sucesión: El segundo con Juana Fernandez de Posada, de la que hubo por hijo a Juan de Posada Harnero; y el tercero con Maria Garcia de Soto teniéndo de ella como hijos a Pedro, Gomez, Pablo, Fernando, Maria, Toribia e Inés.

Juan de Posada Harnero casó dos veces; la primera con Maria Sanchez de Posada, hija única de Pedro de Posada de Onis y de Juana Fernández de Cevos su mujer, y nieta de Martin Pelaez de Posada, de donde viene la casa de Onis; tuvieron por sus hijos a Juan de Posada de Onis, a Pedro, a Martino monje Benedictino en monasterio de San Martin de Santiago, a Pascual, a María, a Juana, a Mencia, y a Toribia: y de segundo matrimonio casó con Catalina Fernández Harnero de quien no tuvo sucesión.

Juan de Posada de Onis tuvo por hijos a don Diego a don Juan, a don Manuel y a doña Maria de Posada Harnero.

El primogénito don Diego de Posada Harnero, contrajo dos veces matrimonio; el primero con doña María de Cobian Junco, sin sucesión; y el segundo con doña Antonia Bernarda Perez de Bulnes de quien hubo tres hijas, a saber, doña María Rosa de Posada Perez de Bulnes que casó con don Juan Antonio de Ingüanzo y Cevos; a doña María Ana que casó con don Gonzalo de Posada de quienes acabó la sucesión; y a doña Josefa que casó con don Juan Antonio de Posada de la Pesa.

Estos Posadas de Ardisana y de Onis, proceden de la antiquísima y muy ilustre casa de Posada de Llanes, y tíenen patronato con banco, asiento y sepultura en la Iglesia parroquial de Santa Eulalia de Onis.

IV. Enlace con González de Buerdo.

Don Toribio González de Buerdo, natural del lugar de Carreña, nombrado por el Rey don Felipe IV, en 1625 Regidor perpétuo de la villa y concejo de Cabrales, y su mujer doña María de Jesús, vecinos de la ciudad de Sevilla, otorgaron allí su testamento, y varias escrituras, con fecha 4 de Diciembre de 1659 por testimonio de Pedro Gregorio & Avila, escribano, instituyendo mayorazgo de todos sus bienes, a favor de Francisca González de Buerdo su sobrina y mujer lejítima de Francisco González de Alles, como hija de su hermano Pedro González de Buerdo. Comprende dicho mayorazgo el oficio de Regidor perpétuo del concejo de Cabrales; las casas, bienes raíces y arbolado en términos de Carreña, barrio del Quintanal de dicho concejo con la Ermita inmediata a dichos bienes llamada del Salvador, y un patronato de legos para casamiento de doncellas, y otras obras pías, con un capital de veinte y cuatro mil ducados de principal, consistentes en juros y censos, que producían una renta anual de mil y doscientos ducados, los cuales debieran distribuirse en la forma siguiente:

1º Cincuenta ducados cada año, a cada una de las tres doncellas pobres y honradas del pueblo de Carreña que nombre el patrono, prefiriendo siempre a las parientas más cercanas y que vayan a tomar estado, y en su defecto, a doncellas naturales del mismo pueblo de Carreña, aunque no sean parientes.

2º Cincuenta ducados también cada año, a un estudiante pariente pobre y virtuoso, que acredite hallarse estudiando: y en defecto de pariente, a naturales de Carreña, y en último término del Concejo.

3º Cincuenta ducados anuales a cada uno de tres Capellanes Sacerdotes, y en su defecto de orden sacro, que sean parientes del fundador, y no habiéndolos, a naturales de Carreña, y, en último caso del Concejo de Cabrales, con cargo de que digan cada año las misas que con dicha renta se puedan decir en la ermita del Salvador conforme al Sínodo del Obispado.

4º Cincuenta ducados todos los años a favor de la citada ermita del Salvador de Carreña, para comprar cera y aceite con que se alumbre a su Divina Magestad.

5º Ciento cincuenta ducados que se conceden perpetuamente y para siempre jamás, a la Hermandad y Cofradía de las benditas ánimas del purgatorio, sita en el Sagrario de la Santa Iglesia de Sevilla; con la pensión, de que hayan de dar cincuenta cada año a una doncella pobre y honrada para casarse, que sea huerfana de padre y madre, hija de hermanos de dicha cofradía; y por su falta a doncella huerfana de padre, hija de hermano, y en su defecto a la doncella que la cofradía reunida en cabildo nombrase: y los otros cien ducados para que se digan doscientas misas rezadas y cuatro cantadas, cada un año, en las capillas que tiene la Cofradía en dicho sagrario; dando poder a la misma Cofradía y su mayordomo, para que los ciento cincuenta ducados los pida, cobre y reciba del mismo patrono.

6º Y último, los seiscientos ducados restantes, completo de los mil doscientos de renta anual, los dejará para sí el patrono que fuere de esta obra pia, por su trabajo en la administración, cobranza y coumplimiento.

Doña Francisca Gonzalez de Buerdo, primera llamada a este vínculo y patronato, de su matrimonio con don Francisco Gonzalez Alles, vecinos del lugar de Ingüanzo en el repetido concejo de Cabrales, tuvieron por su hija y sucesora a Toribia Gonzalez de Buerdo, que caso con don Fernando Perez de Bulnes, viudo de su prirner matrimonio con doña Maria de la Bárcena Ingüanzo, Capitan de las Milicias del concejo de Cabrales, con título de S. M. de 1º de Marzo de 1684, y con las preeminencias de tal capitan, segun otro título de 16 de Octubre de 1696; poseedor de los vínculos, casa palacio y propiedades de Po de Cabrales; fundador de una Capilla delante del mismo palacio, y dentro de su corralada, con la advocación de San Salvador, Nuestra Señora del Rosario y Nuestra Señora del Carmen, que en tres altares se veneran en la misma capilla, cuya bendición se otorgó en 17 de Junio de 1715; Patrono además de la Iglesia parroquial de Santa María Magdalena del lugar de Po, con parte de los frutos y diezmos de dicha Iglesia, y todos los demás emolumentos y preeminencias, con escaño, asiento y sepulturas, segun que todo lo heredó de sus padres don Tomás Perez de Bulnes y doña Maria Sanchez de la Bárcena, así como de su abuelo don Pedro Perez de Bulnes fundador de los vínculos y antigua casa de Perez de Bulnes en Cabrales.

Dichos don Fernando y doña Toribia, tuvieron seis hijos en su matrimonio: a don Fernando, sucesor primogénito, a don Gonzalo Cura que fué de Ardisana, a don Tomás, a doña Antonia Bernarda a doña Eulalia monja en el convento de la Vega de Oviedo, y a doña Maria.

Don Fernando Perez de Bulnes y Gonzalez de Buerdo, capitan de Milicias y Regidor perpétuo de la villa y concejo de Cabrales, casó con doña Manuela Noriega de Ceballos sin tener sucesión, por lo que los vínculos y patronatos, honores y preeminencias que poseían, recayeron en su hermana doña Antonia Bernarda Perez de Bulnes que casó con don Diego de Posada Harnero teniendo por hija a doña Maria Rosa de Posada Perez de Bulnes casada después con don Juan Antonio de Inguanzo y Cebos, como ya queda dicho, el cual falleció en 7 de Mayo de 1735.

V. Unión de los Cuatro Apellidos.

Todos los vínculos y mayorazgos, fundaciones, derechos y preeminencias de Perez de Bulnes y Gonzalez de Buerdo, de Cabrales, Posada Harnero de Onis y Ardisana, e Inguanzos de Llanes, se reunieron en don Antonio de Inguanzo y Posada, como primogénito de don Juan Antonio de Inguanzo y Cevos y de doña Maria Rosa de Posada Perez de Bulnes su mujer; y habiendo casado con doña María Teresa de Rivero y Valdés, hija del Sr. don Joaquin de Rivero Gomez de La Madrid, señor de las casas de Rivero, La Madrid, Gayón y Valdés de esta villa de Llanes, tuvieron por hijos a don Juan Antonio como primogénito y sucesor, a don Joaquin que falleció soltero, a don Pedro que fué Cardenal Arzobispo de Toledo y Primado de las Españas, a don Manuel que falleció en Llanes, siendo cura de Sarria en Galicia, y a doña Juana que casó con don Antonio de Mier y Mioño poseedor de la Ilustre casa de la Espriella, sin dejar sucesión.

Dicho don Antonio de Inguanzo y Posada falleció intestado el 19 de Julio de 1795, y su mujer doña Marla Teresa de Rivero y Valdés falleció también en 1801, bajo el testamento que otorgó el 6 de Enero del mismo año.

En el libro cuarto de estos apuntes hablarémos de los don Juan Antonio inguanzo y Rivero, de su hermano el cardenal y de los hijos y últimos poseedores de los apellidos de Ingüanzo.

Volver al inicio del capítulo
www.llanes.as