Apuntes de Llanes

← Cáp. 3 • • Índice • • Cáp. 5 →

Capítulo IV, Libro IV

Reinados de D. Amadeo, la República y D. Alfonso XII

I. D. Amadeo y la República.

A la unión liberal, sucede la reacción y el continuo cambio de ministerios; el triunfo de la Revolución en Alcolea en Septiembre de 1868, y la marcha de los Reyes a Francia.

Proclamándose la Constitución de 1869, es elevado a la Regencia de España el señor duque de la Torre. Viene la insurrección federal, la perturbación política y la abdicación de doña Isabel II.

Declárase otra nueva guerra civil carlista.

Es elegido rey de España don Amadeo de Saboya, quien viene a Madrid. Cométese un atentado contra éste rey del que milagrosamente salió ileso. Siguen los levantamientos carlistas: abdica don Amadeo: se proclama la República; y se hace general la guerra civil, siendo muy precaria la situación del Tesoro.

En el año de 1874 entraron los carlistas cuatro veces en Llanes. La primera con una fuerza de cuarenta hombres a caballo, sin equipo, sin orden y sin disciplina, al mando del cabecilla don Victoriano Valdés, y no solamente se apoderaron de los tabacos y otros efectos estancados en esta administración de rentas, si no también de ropas sacadas de los establecimientos de comercio, de los caballos de diferentes particulares, y de algunos miles de reales que tuvieron que aprontar varios vecinos por partes iguales.

La segunda vez, una partida de sesenta hombres, también sin equipo ni organización, a pié y a caballo, al mando del cabecilla Faes, quién llevó tabacos y efectos de la Administración de Rentas, los caballos de particulares que pudieron apresar, y mil duros en efectivo que aprontaron varios vecinos, teniendo presos en rehenes mientras se realizaba aquella entrega, al Administrador de rentas el septuagenario don Pedro José Sánchez; al que esto escribe, como Agente del Banco de España en este partido para la recaudación de contribuciones y a su señora, a don José de Vega y Vega y a don José Rodriguez Sobrado.

La tercera partida de trescientos hombres de Infanteria y algunos caballos, organizados y equipados al mando del cabecilla Tuñón, acampó en la Vega de la Portilla, y solo entró en la villa un piquete para fusilar a uno de sus soldados por criminal y sanguinario, lo que tuvo efecto en la plazuela de las Barqueras el dos de Octubre de dicho año de 1874, sin querer el criminal reconciliarse con Dios, por mas que dos sacerdotes le acompañaron y exortaron hasta la última hora. Esta partida, después de realizado el fusilamiento, se retiró sin cometer esceso, violencia ni exacción ninguna.

y la cuarta vez, entraron a las siete de la mañana del dia 17 del mismo mes de Octubre, doce hombres montados a las órdenes de Valdés, los que sorprendiendo y deteniendo al señor Administrador de Rentas, al Recaudador de contribuciones, al Alcalde y al Secretario del Ayuntamiento, les obligaron a que les entregasen mil duros, y en la imposibilidad de hacerlo, exigió la presentación de los recibos de contribución pendientes de cobro, recaudando de ellos 4214 pesetas 31 céntimos a los mismos contribuyentes de esta villa. Se llevó también las tres yeguas de tiro y silla del señor Marqués de los Altares, y marchó en la tarde del mismo dia.

El Agente del Banco reclamó a la superioridad la fuerza necesaria para que protegiese el cobro de las contribuciones, y el trece de Noviembre por la noche lleoó a Llanes una columna, que se decia ser la volante que se hallaba en las Arriondas, y que marchó en la mañana del siguiente día catorce, por el mismo camino que trajo, sin que ni las autoridades, ni nadie, supiera el objeto de su venida.

Insistiendo el recaudador para que se protegiese la cobranza, sin lo cual no abriria su oficina, entró en Llanes una columna del décimo tercio de la Guardia civil, al mando del Coronel primer Jefe don Nemesio Figuerola el 28 de Noviembre, y pernoctó aquí con aquel objeto hasta el 12 de Diciembre, en que ultimada la recaudación, marchó a Sama, punto de sus operaciones.

El año pues de 1874, ha sido de prueba y de sacrificios para algunos vecinos de la villa de Llanes, que no solamente tuvieron que dar ropas, efectos y caballerías para los carlistas, sino hasta importantes cantidades en metálico, que por más que eran anticipos al Municipio, para que quedaran a salvo las contribuciones y fondos municipales, ni el Ayuntamiento ni el Gobierno las ha reintegrado hasta ahora.

II. Don Alfonso XII.

En el mismo año de 1874, se verifició el pronunciamiento para la restauración Alfonsina.

Entra en España don Alfonso, y es proclamado Rey.

Se pacifican las Provincias del Centro y de Cataluña.

Modifica sus opiniones Carlistas don Ramon Cabrera y reconoce esplícitamente a don Alfonso XII Rey de España, terminándose poco después la guerra Civil con el año de 1875.

Diez años duró el reinado de don Alfonso XII. Al ocupar el trono, fue su primer cuidado, ponerse al frente del Ejercito, e ir a pelear contra los carlistas hasta conseguir el triunfoy la paz deseada. Después estableció el turno pacífico del Gobierno entre Liberales y Conservadores; fomentó las obras públicas y protegió la industria. Ejerció actos de caridad cristiana especialmente cuando solo, sin pedir consejo, se presentó en Aranjuez para consolar a los muchos enfermos coléricos en la terrible epidemia que allí hacía estragos; y después visitando las ruinas causadas por los terremotos en Andalucía, remediando a los muchos infelices que allí quedaron sin abrigo y sin pan.

Su fallecimiento en los últimos dias del mes de Noviembre de 1885, ha sido generálmente sentido, y llorado como buen Rey.

En la Iglesia parroquial de esta villa de Llanes, tuvieron lugar el 5 de Diciembre, honras fúnebres por su eterno descanso, asistiendo a ellas el Clero del Concejo y funcionarios del Estado, presidiendo el duelo el Ayuntamiento. El acto revistió grande solemnidad, ocupando el centro de la Iglesia un soberbio catafalco de seis metros de alto y de tres cuerpos, ostentando en los superiores el escudo de España y el de el Concejo. Las plegarias del Clero y numerosos fieles, y los Coros magistralmente acompañados por la Orquesta infundian religioso recojimiento.

El dia siete se repitó el mismo acto a expensas del Cabildo de Beneficiados de la villa, con no menos concurrencia y solemnidad que el anterior, asistiendo también las autoridades Civiles, Militares y Corporación Municipal.

Dios le haya dado eterno descanso, y quiera siga sus huellas, cuando llegue a la mayor edad, su tierno hijo y señor don Alfonso XIII, para lo que no le faltarán los cuidados y consejos de su buena y virtuosa madre, modelo de reinas, la Regente doña Cristina.

Volver al inicio del capítulo
www.llanes.as