Apuntes de Llanes

← Cáp. 9 • • Índice • • Cáp. 11 →

Capítulo X, Libro IV

Otra rama de los Posada

I. Linaje de Posada Aldaz

Juan de Posada de Meré, procedente de la antiquísima y muy ilustre casa de Posada en Llanes, y doña María Sánchez de Arenas su legítima mujer, tuvieron tres hijos que se llamaron Juan de Posada de Ardisana, Mencia e Inés. Por el testamento que dicho Juan de Posada de Meré otorgó el 6 de Noviembre de 1572, en testimonio de Juan Gonzalez de Estrada, manda a su hijo Juan, además de su legítima, otros diferentes bienes con carga de mayorazgo, y de una misa de aniversario que se ha de decir en la iglesia de Santa Eulalia de Ardisana el dia despues de San Juan de Junio, todos los años.

Juan de Posada de Ardisana, primogénito de Juan de Posada de Meré, se casó tres veces: la primera con Toribia Femandez Harnero, nieta de Toribio Fernandez Harnero, quien para ayuda de sustentar las cargas del matrimonio, y por el mucho amor que les tenía, les hizo en 23 de Diciembre de 1573 por testimonio de Juan de Posada, Escribano, una donación entre vivos e irrebocable, de todos sus bienes, muebles y raices, exceptuando sesenta mil maravedis que en si reservaba; y puso la condición, de que después de los dias de la dicha Toribia, pasasen éstos bienes a los descendientes legítimos de ella con el orden de mayorazgo regular, prohibiendo expresamente su enagenación; y a falta de la descendencia de dicha Toribia, se reserva el otorgante la facultad de disponer de aquellos bienes por su última voluntad, o por otra escritura pública. También pone en esta manda la condición, de que el sucesor al mayorazgo se llame Harnero, y que de no hacerlo así, pase al segundo en grado, y con cargo de una misa en viernes o sábado de cada semana. El mismo abuelo Toribio Fernandez Harnero otorgó su testamento en 11 de Mayo de 1575, en testimonio del referido escribano Juan de Posada, bajo el cual falleció, y dispone que si su nieta Toribia muriese sin hijos, dejaba por heredero de los bienes en la dicha donación contenidos a María Sánchez su mujer, y después de los dias de ésta, a su hijo Juan de Posada y a su generación perpétuamente para siempre jamás, dejando en toda su fuerza la donación antecedente y todo lo en ella contenido.

La Toribia Fernández Harnero primera mujer de Juan de Posada de Ardisana, y nieta de Toribio Fernandez Harnero al cual sobrevivió, no tuvo hijos; y por su testamento otorgado el 28 de Abril de 1580, y codicilo de 9 de Octubre del mismo año, ambos documentos ante el escribano Alvaro Perez de Uncal, aprueba la donación entre vivos y testamento de dicho su abuelo, y consiguientemente manda, que su marido Juan de Posada de Ardisana suceda en los bienes de dicha donación conforme a las cláusulas de ella, añadiendo además todos sus bienes al mayorazgo que fundó dicho su abuelo.

Dicho Juan de Posada de Ardisana contrajo segundo matrimonio con Juana Fernández de Posada de la que tuvo por hijo a Juan de Posada Harnero y por último, casó tercera vez con doña María García de Soto, con la cual procreó hijos legítimos, a Pedro de Posada que casó con doña María de Toranda, de quien proceden por sucesión directa los Posada Herrera, de que hablamos en el Capítulo anterior; a don Gomez, don Pablo, don Fernando, doña María, doña Toribia y doña Inés de Posada.

Juan de Posada Harnero, primogénito y sucesor, contrajo dos matrimonios: el primero con doña María Sánchez de Posada de Onis, hija única de Pedro de Posada de Onis y de Juana Fernández de Cebos, y nieta de Martin Pelaez de Posada, teniendo por sus hijos legítimos a Juan de Posada de Onis; a Pedro de Posada, que casó con doña Clara de La Madrid; a don Martino de Posada que fue monje Benedictino en el monasterio de San Martin de Santiago, quien, para recibir el hábito, hizo su testamento en 28 de Agosto de 1621 en testimonio de Juan Fernandez Harnero, precedida licencia de su padre, instituyendo herederos de sus bienes por partes iguales a sus dos hermanos Juan y Pedro de Posada con condición de que a la muerte del uno le suceda el otro: también tuvieron como hijos a don Pascual, doña María, doña Juana, doña Mencia y doña Toribia de Posada. De segundo matrimonio casó el don Juan de Posada Harnero con doña Catalina Fernandez Harnero, y con élla tuvo por sus hijos: 1º a doña Dorotea de Posada que fue casada con don Juan Harnero, el cual de segundas nupcias tuvo por su mujer a doña Ana María de Soto su sobrina, teniendo por hija a doña María Antonia Harnero y Soto, casada después con don Pedro de Posada y La Madrid; 2º a María de Posada, que casada con don Julian de Cangas, tuvieron un hijo llamado José de Cangas Posada, que a su vez caso con doña Ana de Soto; y 3º y áa don Antonio y don José de Posada que fallecieron en Indias.

Don Juan de Posada de Onis, sucesor inmediato de sus padres Juan de Posada Harnero y María Sánchez de Posada, contrajo matrimonio con doña Toribia Fernandez Harnero, y tuvieron por hijos, a don Diego de Posada Harnero, a don Juan Manuel y a doña María.

Don Diego, se casó dos veces; la primera con doña María Cobían Junco de que no hubo sucesión, y la segunda, con doña Antonia Bernarda Perez de Bulnes a quienes sucedió su hija primogénita doña María Rosa de Posada, que casó con don Juan Antonio de Inguanzo, y de los que vinieron los Inguanzo de Llanes.

Don Pedro de Posada, hijo segundo de don Juan de Posada Harnero y de doña María Sánchez de Posada que casó con doña Clara de La Madrid, tuvo por sus hijos a don Pedro Posada de La Madrid y a doña Manuela, la cual casó con don Diego de Posada.

El primogénito y sucesor en los vínculos y mayorazgos don Pedro de Posada y La Madrid, contrajo matrimonio con doña María Antonia de Harnero y Soto y hubo por hijo legítimo a don Pedro Antonio de Posada Harnero.

Este don Pedro Antonio que fue Alferez mayor y Procurador síndico noble por el estado general de esta villa y concejo de Llanes, casó con doña María de Posada Junco, hija de don Pedro de Posada Pariente y de doña Manuela de Junco su mujer, ascendientes de los Posada Herrera, y tuvieron por hijo y sucesor a don Cayetano de Posada y Posada.

Don Cayetano de Posada y Posada, Juez por el estado noble de caballeros hijos–dalgo de esta villa y su concejo en los años de 1762–1768 y 1775, se casó con doña María Francisca de Posada y Villar hija de don Bartolomé de Posada San Juan, Juez noble en 1744 y de doña Ana María Villar Abariega, hermana legítima del doctor don Fernando Villar Abariega, cura y beneficiado de la parroquial de Llanes y después párroco de Noriega en el valle de Ribadedeva, quien por su testamento otorgado el 13 de Agosto de 1757 ante el escribano de aquel valle Ignacio Colombres y Noriega, fundó una escuela pública de primera educación en esta villa, construyéndose a sus espensas un espacioso y cómodo local para ella, con ámplias habitaciones para el maestro: fundó tambien una cátedra de latinidad en la misma villa, y por último, otra escuela de primera enseñanza en el valle de Ribadedeva, todas con rentas suficientes en fincas y censos para las respectivas dotaciones; y nombra por patrono de dichas fundaciones a la expresada su sobrina doña María Francisca de Posada Villar y a sus hijos y sucesores primogénitos. Dicha señora doña María Francisca, fue nieta de don Manuel de Posada Mendoza y de doña Juana Sanjuan Capellan y Fuente: biznieta de don Juan de Posada Noriega y de doña María Mendoza Noriega: y rebiznieta de don Juan de Posada Recio y doña María de Noriega su mujer.

Los expresados don Cayetano de Posada y Posada y doña María Francisca de Posada Villar su mujer, tuvieron por hijos legítimos:

1º a don Pedro de Posada y Posada, que casado con doña María de la Vega, y falleció sin sucesión.

2º a don Juan Nepomuceno de Posada, cura y beneficiado que fue de la iglesia parroquial de Llanes.

3º a don Ramón de Posada, también presbítero.

4º a don Cayetano José de Posada, sucesor en los vínculos y mayorazgos, patronatos y prerrogativas de sus padres.

5º a doña Antonia de Posada, que casada con don Juan Martinez de Ribadesella, tuvieron por hijos a don Lorenzo y a don Benito Martinez Posada, el cual don Lorenzo, casado con doña Ana de Nava y Alvarez de las Asturias descendiente del poderoso señor don Rodrigo Alvarez de Asturias, señor del territorio de Aguilar en Llanes y abuelo del Cid, hubieron a la vez por hijos a don Cayetano, don Benigno, don Juan, don Ramón, don Eduardo, don Rodrigo, doña Modesta, doña Concepción y doña Isabel Martinez de Nava.

y 6º y último, a doña María de las Nieves Posada y Posada, que casó con don José de la Huerta, administrador de rentas y aduanas en la villa de Llanes y de cuyo matrimonio tuvieron varias hijas que fallecieron solteras y a mas a D. Ramón de la Huerta y Posada alto empleado en las oficinas del Estado, casado y con sucesión.

II. Don Cayetano Jose Posada y Posada

Don Cayetano José de Posada y Posada, sucesor como queda dicho en los vínculos y mayorazgos patronatos y prerrogativas de sus padres D. Cayetano de Posada y Dª Maria Francisca de Posada Villar, contrajo matrimonio con doña Ana Aldaz y Borvóa, hija lejítima de don Joaquin Aldaz Ramirez de Esparza y de doña Getrudis Borvóa: nieta paterna de don Miguel Aldaz de la casa solariega de Aldaz en el reino de Navarra y de doña Margarita Ramirez de Esparza su muger, y viznieta de don Miguel Aldaz y de doña Isabel de Zuastia. Por linea materna fue nieta de don Manuel Borvóa, Alcalde mayor del Real de Minas de San Francisco Javier en el Reyno de México y de doña Isabel Barreda, y biznieta de don Domingo Borvóa y de doña Petra Borquez su legítima muger.

Los dichos don Cayetano y doña Ana, tuvieron por sus hijos legítimos, a don Cayetano de Posada Aldaz, licenciado en derecho y asesor de Marina de Llanes, a doña Carmen, don José, doña Teodora, doña Ramona, doña Ana y don Francisco de Posada Aldaz que fallecieron solteros: a doña Guadalupe que vive sin tomar estado y es modelo de virtud y de caridad: a don Juan Nepomuceno sucesor inmediato, a don Joaquin de quien hablaremos, y por último a doña Concepción de Posada Aldaz, casada de primer matrimonio con don Ramon Pardo licenciado en ambos derechos, de quien tuvo como hijos a D. Jesus Pardo Posada que falleció siendo estudiante, a Dª Concepción Pardo Posada que casó con D. Ramón Romano y a doña Pilar Pardo Posada que permanece soltera. De segundo matrimonio casó la doña Concepción con don Emilio Gomez Sagarmínaga, Licenciado en ciencias, vice–director del colegio de primera y segunda enseñanza de Llanes y Director de su Estación Meteoreológica.

III. Don Joaquín de Posada Aldaz

Don Joaquin de Posada Aldaz, nació en la villa de Llanes el dia 30 de Enero de 1833 y se bautizó en su iglesia parroquial. En la escuela pública de la misma villa, de que su señor padre era patrono, recibió la primera enseñanza, y en Llanes estudió latinidad. Cursó en Oviedo la segunda enseñanza, y en las Universidades de Valladolid y de Salamanca el derecho civil y canónico recibiendo en esta última la licenciatura.

Fue oficial de los Gobiernos civiles de Salamanca, Santander y Soria; Jefe de negociado de primera clase en la dirección general de la deuda desde 1871 a 1881, donde gestionó con buen exito el reconocimiento de un crédito a favor del Ayuntamiento de Llanes que se creia ya perdido; Socio de la economica Matritense; Gobernador civil de Leon en 1881, de Tarragona en 1882, de Segovia en 1883, de Palencia en 1885 y de Gerona en 1886. Se le concedieron honores de Jefe superior de Administración, por Real decreto de 6 de Septiembre de 1886, en atención a los relevantes méritos que contrajo como Governador celoso, probo y entendido; falleciendo cuando era segunda vez Gobernador de Segovia, el 22 de Diciembre de 1886.

Estuvo casado con doña Carmen de Hano y Perez, hija del ilustre Llanisco natural de la Pereda, don José de Hano Bustillo, que por espacio de muchos años y hasta su fallecimiento desempeñó el cargo de Relator del supremo tribunal de Guerra y Marina, dejando don Joaquin por hijos legitimos a doña Carmen, don Joaquin, doña Josefa y don Rafael de Posada y Hano.

IV. Don Juan N. de Posada

El señor don Juan Nepomuceno de Posada Aldaz, que sucedió en los patronatos y prerrogativas de su padre don Cayetano José de Posada y Posada, nació y se bautizó en Llanes el dia 5 de Mayo de 1828. En su escuela pública recibió la primera enseñanza, y estudió latinidad con el cura Beneficiado don Antonio Menendez. Cursó la facultad de filosofia hasta el bachillerato en la Universidad de Oviedo, lo mismo que los siete años de Jurisprudencia, recibiendo la investidura de Licenciado el 28 de Junio de 1850.

Ejerció la abogacia mas de dos años, hasta que por Real Orden de 15 de Mayo de 1853 se le nombró oficial tercero de la Administración principal de Hacienda publica de la provincia de Valladolid; y al cesár en este cargo, por haber sido nombrado en 12 de Mayo de 1854, aspirante auxiliar del Consejo Real, previos los correspondientes ejercicios de examen, en que fue aprobado, el Jefe de la Administración de Hacienda de Valladolid le expidió expontáneamente una certificación, que obra en el Ministerio de Hacienda, en la que manifiesta, que durante el tiempo que sirvió aquel destino dicho don Juan Nepomuceno de Posada–«habia dado pruebas de la mas asidua aplicación, inteligencia y moralidad»– haciendo constar tambien–«que a su talento y celo debia la Hacienda aumento en los valores de las rentas eventuales, e importantes acrecimientos en los ramos de el cinco y diez por ciento de arbitríos.»

Por Real Orden de 30 de Mayo de 1854, se le confirió el cargo de oficial tercero de la Administración de Hacienda pública de Madrid. En 19 de Septiembre del mismo año, pasó a oficial tercero de la Administración de hacienda pública de Toledo.

Según Real decreto de 6 de Mayo de 1855, fue nombrado Promotor fiscal de San Juan de los Remedios en la Isla de Cuba; y por otro decreto fecha 6 de Noviembre de 1861 ascendió a Alcalde mayor de Sagua la Grande, en la misma Isla de Cuba. En 8 de Mayo de 1866 se elevó a Alcalde mayor del Sur en Santiago de Cuba, y a los dos meses de hallarse desempeñando este cargo recibió el testimonio de un acuerdo fecha 27 de Mayo de 1866 tomado por el Ilustre Ayuntamiento de Sagua la Grande, en pleno y por aclamación unánime, para que se consignase en sus actas–«la satisfacción con que han visto el ascenso en su carrera concedido al señor don Juan Nepomuceno de Posada Aldaz, de Alcalde Mayor de la ciudad de Santiago de Cuba, cuyo señor mientras en Sagua ejerció igual cargo, por espacio de mas de cuatro años, demostró amor a la justicia, comportándose con la mayor honradez, y aplicando la ley con inteligencia e imparcialidad– ».

Por Decreto de primero de Noviembre de 1868 se le nombró Magistrado de la Audiencia de Puerto Principe en la Isla de Cuba.

En 8 de Mayo de 1870 se trasladó a Magistrado de la Audiencia de Puerto Rico. Por Decreto del Regente del Reino de 2 de Noviembre de 1870 se le elevó a presidente de Sala de la misma Audiencia de Puerto Rico; y en 31 de Octubre de 1872, se le nombró Magistrado de la Audiencia de la Habana de cuyo destino cesó en 5 de Julio de 1873.

En las peligrosas circunstancias por que atravesó la ciudad de la Habana en Febrero de dicho año de 1873, se le suplicó que a pesar de su cargo de Magistrado de la Audiencia, aceptase la Alcaldia mayor del distrito de Belén, en la citada ciudad, vacante por haber sido arrestado el Juez de Paz que la desempeñaba, y el don Juan aceptó entonces tan dificil y comprometido cargo, que desempeñó por espacio de dos meses, hasta que el propietario tomó nuevamente posesión de él, mereciéndo se le diesen las grae las por el señor Regente de la indicada Audiencia, y sin querer percibir nada del sueldo superior en mas de quinientos escudos al que como Magistrado disfrutaba en dicha ciudad.

El haber cesado en el desempeño del cargo de Magistrado de la Audiencia de la Habana, fue por supresión de la sala tercera de dicha Audiencia, jubilandose entonces.

Fue el mismo señor, diputado a Cortes por Puerto Rico en 1881; Consiliario noveno de la Real congregación de Nuestra Señora de las Batallas y Covadonga, por acuerdo de la junta general de 24 de Diciembre de 1876; vocal nombrado por unanimidad, y a propuesta de la junta general del comité de tenedores españoles de Cupones de la Deuda exterior en 21 de Junio de 1877, y en 4 de Enero de 1883 vocal de la comisión central Española para la exposición colonial de Amsterdan.

Don Juan Nepomuceno de Posada Aldad contrajo matrimonio en Remedios de la Isla de Cuba, con doña Francisca de la Torre el 18 de Abril de 1860, y tuvo con ella por sus hijos legítimos a doña Ana, don Agustin, doña Luisa, don Juan Nepomuceno, don Enrique, don Carlos, doña Concepción y doña Matilde Posada y de la Torre. La doña Luisa casó en Junio de 1897 con don Florencio Van–den Eynde y Raskin.

Falleció el don Juan Nepomuceno el 11 de Noviembre de 1891, y su hijo primogenito don Agustin de Posada y de la Torre, Teniente de Navio de la Real Armada, es hoy el patrono de las Escuelas fundadas por el Doctor don Fernando Villar Abariega, hermano de su rebisabuela doña Ana Marla Villar Abariega.

Volver al inicio del capítulo
www.llanes.as