Apuntes de Llanes

← Cáp. 11 • • Índice • • Cáp. 13 →

Capítulo XII, Libro IV.

La familia de Sobrino, Mendoza y Parres

I. D. Pedro Sobrino Vega

Don Pedro Sobrino Vega, nacido y bautizado en la villa de Llanes, hijo de los muy honrados artesanos don Clemente Sobrino y doña Teresa Vega su mujer, vecinos y naturales de la misma villa, casó con doña Antonia Diaz Parás, y tuvo por hijos a don Nemesio, don Sinforiano, don Faustino, doña Maximina, doña Barbara y doña Antonia Sobrino Diaz, a quienes, si no dió brillante carrera por su estrechez de recursos, supo enseñarles el amor al trabajo, la virtud para consigo mismos, y la caridad con sus semejantes. De esta buena educación, recogió el fruto durante los dias de su vejez.

Sobre los tres primeros hermanos hablaremos a continuación en párrafos separados.

Doña Maximina, siendo maestra aprobada para la escuela pública de niñas de esta villa de Llanes, casó con don Sebastian Dosal de Tresgrandas y después comerciante, y de su matrimonio, entre otros hijos que fallecieron, tuvieron a don Sinforiano, doña Fernanda y doña Antonia Dosal Sobrino.

Pronto quedó viuda doña Maximina, pero constante en la virtud, en la caridad y amor al prójimo que sus padres le enseñaran, supo inculcar tambien estas virtudes en sus hijos. La vírgen de los Dolores y San José, imágenes existentes en la Iglesia parroquial de quienes era especial devota, han recibido obsequios suyos que se ven en sus altares; y los pobres no acudieron a ella en vano. Don Sinforiano Dosal Sobrino, licenciado hoy en derecho civil y canónico y varias veces Juez municipal, permanece soltero. Doña Fernanda casó con don Gabino Mendoza Fernandez Cortina, conde de Mendoza Cortina, y de él hablaremos en articulo separado. Y la doña Antonia, casó con don Lorenzo Fernandez Saenz natural de Jaen, y de la familia de los Fernandez Cortina de Pendueles. Los dos hermanos D. Sinforiano y doña Antonla unidos, mientras ésta permaneció soltera, hacian el bien sin manifestarse en cuanto advertían una necesidad: así lo atestigua el Monumento de Semana Santa, restablecido y pintado de nuevo a sus expensas; el Nacimiento del Redentor que se expone en la Natividad algunos años: la hornacina donde se halla colocado San José al lado del altar de Nuestra Señora del Rosario; el vestido y manto riquísimos de la Purísima Concepción para su festividad, el importante agrego hecho al cementerio, de una finca que les costó más de diez mil reales y otras muchas obras y actos de caridad.

Doña Bárbara, segunda hija de don Pedro Sobrino casó con don Ramon Araluce comerciante de Santander y ambos fallecieron sin dejar sucesión.

Y por último doña Antonia que casó con don José de Parres Piñera de quien tambien hablaremos en el último artículo de este mismo Capítulo.

II. Don Nemesio Sobrino.

Don Nemesio Sobrino Diaz, hijo primogenito de los ya dichos don Pedro Sobrino Vega y doña Antonia Diaz Parás su muger, nació en la villa de Llanes el dia 6 de Septiembre del año de 1814, bautizándose en su Iglesia parroquial, y cursando la primera enseñanza y latinidad en las escuelas públicas de la misma villa. Joven aun marchó a las Américas, y llegó felizmente a Mexico donde estuvo largos años, logrando adquirir una buena fortuna a costa de improbos trabajos y constancia. Alli pudo aprender la necesidad de mayores conocimientos para vivir, y concibió el pensamiento de fundar en su pueblo natal un Colegio de primera y segunda enseñanza, con la especial de comercio, en favor de los jóvenes emigrantes.

En el año de 1862, circuló esta misma idea entre los vecinos de Llanes, y su Ayuntamiento haciéndose intérprete de la pública opinión, consiguió interesar a la Excma. Diputación provincial de Oviedo, logrando de la misma acordase, el 24 de Septiembre, una subvención del cincuenta por ciento. Con este antecedente, reuniose el Ayuntamiento y mayores contribuyentes en junta general para abrir una suscripción, lo que tuvo efecto el 29 de Diciembre, y en el mismo acto, contando con los cuarenta mil reales que por testamento había dejado don Sinforiano Sobrino a este objeto, se juntaron doscientos cuatro mil quinientos reales. En la misma junta, se nombraron comisiones para fomentar la suscripción, y la de México se componía de los señores don Cándido Guerra, don Manuel Mendoza Cortina y don Nemesio Sobrino Diaz, hijos y naturales todos de este concejo de Llanes; pero aun no había llegado a conocimiento del señor Sobrino su nombramiento, cuando grave enfermedad, minando su existencia, le obligó a hacer testamento en 15 de Enero de 1863, por el que deja para un colegio en el pueblo de su naturaleza el importante donativo de cuatrocientos mil reales vellón. Este benemérito llanisco falleció al dia siguiente de haber testado.

III. D. Sinforiano Sobrino.

Don Sinforiano Sobrino Diaz, hermano de don Nemesio, que nació se bautizó y cursó primeras letras y latinidad en Llanes, marchó joven a la República Mexicana, donde ya se hallaba establecido su primer hermano. Habiendo reunido una regular fortuna a fuerza de labor continuada, y hallándose bastante delicado de salud, regresó al pueblo de su naturaleza para pasar el resto de su vida al lado de sus padres don Pedro Sobrino y doña Antonla Diaz, y ser sosten de ellos en su ancianidad.

Acojida por entonces la idea dicha de establecer en Llanes un colegio de primera y segunda enseñanza, y agravado en sus padecimientos don Sinforiano, otorga el 22 de Octubre de 1862 testamento; y por la sesta cláusula del mismo, deja un legado de cuarenta mil reales para tan plausible y moralizadora institución, habiendo fallecido pocos dias después.

IV. D. Faustino Sobrino

Don Faustino Sobrino Diaz, nació en Llanes el dia 15 de Febrero de 1827. Aquí estudió primeras letras y latinidad con grande aprovechamiento, y aunque sus padres don Pedro Sobrino Vega y doña Antonia Diaz Parás, por consejo del Preceptor don Antonio Menendez, Cura y Beneficiado de esta Iglesia, le hubieran dedicado a una carrera profesional, en la seguridad de que no sería infructuoso el cultivo de su talento poco comun, fue reclamado por sus hermanos don Nemesio y don Sinforiano que se hallaban establecidos en sociedad en México, y resolvieron mandarle a su lado.

En 31 de Agosto de 1841 deja el pueblo que le vió nacer para embarcarse el 8 de Septiembre en Santander, y arribar a las playas Mexicanas el 11 de Diciembre. Asociado don Faustino el año de 1846 con su hermano don Nemesio hasta la muerte de éste, dió pruebas de buen criterio y mucha intrucción, trabajando con honradez inteligencia y acierto en negocios varios, especialmente en la fabricación de hilados y tejidos de algodon, trabajos predilectos a que era muy aficionado; y en los últimos años de su vida habia abierto la gran fabrica de Loreto produciendole pingues rendimientos.

En 18 de Mayo de 1865 contrajo matrimonio en Mejico con doña Isabel de Teresa Miranda, hija del Llanisco D. Nicolas, poseedor de una de las fortunas mayores de la Republica Mexicana.

En fines del año de 1662; surgida en Llanes la idea expuesta ya de crear un centro de enseñanza, sobre cuyo proyecto se abrió una suscripción en la península y en Ultramar, quizás hubiera fracasado este proyecto, si no le acariciara y le hubiera mirado con el interés, y decidido amor a lo instrucción de la juventud que demostró hasta el último dia de su vida, el Ilustrísimo señor don José de Parres Piñera hermano político de don Faustino, que aprovechando la livertad de enseñanza, propuso a éste la creación de dicho establecimiento docente, aconsejándole se diese vida con la subención de veinte mil reales al año, por espacio de cuatro como ensayo. Satisfactoria fue la contestación concediendo el señor Parres amplias facultades, pues le distinguia don Faustino con su especial canno; en su vista, y con la actividad propia del señor Parres, habiendo comunicado al Ayuntamiento el resultado de sus gestiones, y llenadas todas la formalidades exigidas por las leyes, en el curso académico de 1873 al 74, se creó el instituto libre de primera y segunda enseñanza, abriendo por primera vez las aulas a la juventud, en el exconvento de Agustinas Recoletas que el Estado cedió al Ayuntamiento en 1869 para instrucción pública.

Aunque don Faustino continuó hasta su muerte suvencionando el Colegio con la citada cantidad, no se hallaban satisfechos sus deseos; queria que este tuviera una base sólida y duradera y no transitoria, y lo consiguió con generoso desprendimiento.

Fue legatorio del tercio del capital de su hermano don Nemesio con la carga de veinte mil duros para la fundación de un colegio de segunda enseñanza y escuela de comercio en Llanes, y don Faustino respetando el pensamiento de su hermano, a pesar de haber trascurrido los diez años en que dejaba de producir sus efectos aquel legado si no se hacia la fundación, aun le acreció, y merced al mismo señor, cuenta hoy el Colegio con un respetable capital en deuda perpetua del cuatro por ciento interior, cuyos cupones se hacen efectivos trimestralmente por la Excma. señora doña Fernanda Dosal Sobrino, condesa de Mendoza Cortina a nombre de los actuales patronos don Sinforiano Dosal Sobrino y don José de Parres Sobrino.

Nueve veces cruzó don Faustino el Occeano en alas del amor al pueblo de Llanes donde deseaba vivir y morir; mas después de residir dos años en Barcelona para atenderá su quebrantada salud, regresó por quinta y última vez a Megico el 6 de Mayo de 1883, donde falleció, sin dejar hijos, el 13 de Septiembre siguiente, bajo el testamento cerrado que allí otorgó el 23 de Marzo de 1878, y memoria testamentaria de 15 de Julio del 83.

En la primera de sus visitas al pueblo de sus padres en 1868, vio que existia en él una sociedad caritativa de señoras con la advocación de San Vicente de Paul, que mas de una vez ya habian arrancado a la miseria y al hambre sus tristes víctimas, pero que vivia languida aunque de grandes y levantados deseos, y por falta de recursos próxima a morir. Súpolo el señor Sobrino, y con ese desprendimiento que le caracterizaba, entregó a las señoras una respetable cantidad, y ofreció para en lo sucesivo su valiosa ayuda que nunca faltó.

En otra visita regaló a la Sociedad filarmónica varios instrumentos, y a la Iglesia parroquial algunas sillas reclinatorias para aumentar los fondos de su fábrica.

En su testamento dejó la considerable suma de cincuenta mil duros para Hospitales de Mexico y España, Hospicio de Oviedo y pobres de Llanes, y setenta mil duros para varios parientes lejanos.

Dejó igualmente un legado de cuarenta mil duros para la fundación de un Hospital en Llanes. Esta cantidad, a pesar de la considerable disminución que sufrió por el pago verificado al Tesoro de Mexico, y lo alto del cambio de situación, ha sido administrado con tanta rectitud y fidelidad por el primer patrono de las dos fundaciones del Colegio y Hospital, don José de Parres Piñera, que hoy cuenta con un capital de trescientas mil pesetas nominales en deuda perpétua del cuatro por ciento interior que producen una renta de doce mil pesetas anuales, cuyos cupones como los del Colegio los cobra la ya citada Excma. señora Condesa de Mendoza Cortina a nombre de los patronos señores Parres y Dosal.

Don Faustino Sobrino, quiso dotar a Llanes de una calle que partiendo del Puente, por las huertas ribereñas, terminase en la fuente principal; pretendió elevar sus abundantes aguas y traerlas a diferentes puntos de la población; y quiso convertir en un parque delicioso la desigual pradera de junto al Fuerte, nada de lo cual realizó por causas agenas a su voluntad, que constituye responsabilidad grande para quienes las sembraron.

El cadaver de don Faustino Sobrino fue conducido al cementerio de Tepeyac, en la villa de Guadalupe, acompañandole la colonia Española en masa, los Ministros, y casi todos los hombre notables de México, que habian admirado en el señor Sobrino al hombre inteligente, al amigo cariñoso y de sencillo y agradable trato, que pudo ser mas de una vez poseedor de títulos de Castilla, y sin embargo declinó los títulos y los honores por quedarse con el que mas le complacía, con el título de bienhechor. La prensa de México le dedicó muchos artículos elogiando sus méritos entre los que descollaba la virtud de la caridad. El periódico «La Libertad», que entonces dirigia nuestro compatriota el Ilustre periodísta don Telesforo Garcia, publicó un notable artículo según el cual don Faustino Sobrino distribuia de 25 a 30000 duros todos los años entre las familias pobres, con la laudable costumbre de ocultar sus limosnas, que personalmente entregaba visitando los asilos de la mendicidad; pero ésta misma que bendecia aquella mano bienhechora, se encargaba de hacer públicos sus beneficios, contrariando en estos sus nobles propósitos.

En cumplimiento de su última voluntad, sus restos mortales fueron trasladados de México, y depositados el 29 de Julio de 1800 en el Cementerio de Llanes al lado de los de su respetable familia. Se celebraron entonces honras solemnísimas en la Iglesia parroquial, y en la capilla del Colegio de la Encarnacion, y el 26 de Agosto del mismo año tuvo efecto en el Teatro de Llanes una velada literaria musical en honor de don Faustino Sobrino promovida por el Señor Director y Profesores del Instituto, y de los discursos allí pronunciados, que corren impresos en un cuaderno, hemos retractado los anteriores apuntes.

V. Don Gabino Mendoza

El Excelentísimo señor don Gabino Mendoza Fernández Cortina, natural de Pendueles, Conde de Mendoza Cortina, caballero gran Cruz de la Real y distinguida órden de Isabel la Católica, Comendador de la de Carlos 3º, Diputado a Cortes y cónsul de los Estados Unidos mexicanos, casó con doña Fernanda Dosal Sobrino, hija legítima de don Sebastián Dosal y de doña Maximina Sobrino Diaz, de la Villa de Llanes, y tuvo varios hijos. El mayor llamado don Francisco casado hoy con doña Concepción Aguirre de Tejada hija de los Excelentísimos señores Condes de Tejada de Valdosera.

Fue don Gabino rico capitalista como heredero y sucesor de su tio el Excelentísimo señor don Francisco Mendoza Cortina, primer Conde de Mendoza Cortina, modesto sin afectación, caritativo sin aparato, hizo el bien con largueza; mejoró extraordinariamente su palacio de Pendueles, que más que palacio parece regia morada, con bellos jardines, grutas y surtidores.

También mejoró sus posesiones de la Abadiega, en Peñamellera, y los baños de la Hermida.

En lo que era antiguo molino de Purón, vemos hoy suntuosa fábrica de harinas de las mejores de Asturias; y el que antes fue árido y esteril terreno que rodeaba el molino, forma hoy, circundando la fábrica, bellas arboledas, bien concertados jardines, huertas de hortaliza, frutales, y otras producciones que han hecho de Purón un verdadero sitio de recreo para el verano, al lado de la carretera de la costa. Falleció don Gabino, jóven aún, el dia 13 de Abril de 1887.

VI. Don José de Parres Piñera

El Ilustrísimo señor don José de Parres Piñera, hijo de honrados padres, que aunque labradores, procedian de antigua progenie en el pueblo de Quintana de la parroquia de Posada, nació el 24 de Octubre de 1819, y cursó primeras letras con notable aprovechamiento en la misma parroquia.

En 1830 principió sus estudios de latinidad en Llanes, por que sus padres tenían propósito de dedicarle a la carrera eclesiástica. A los dos años obtuvo ya certificación de suficiencia y en Noviembre de 1832 sufrió en Oviedo el examen de ingreso en Filosofía. En dicha ciudad hasta 1844 estudió Filosofía Leyes y Canones; graduándose de Licenciado en Jurisprudencia el 24 de Mayo.

El mismo año marchó a Madrid, y como en la corte no se vive sin trabajo, se lo proporcionó el Ilustre Llanisco don José de Hano Bustillo, Relator del Tribunal Supremo de Guerra y Marina, dándole espedientes para que formulara los apuntamientos; y tan contento vivía con estos poco productivos trabajos que rechazó destinos de Ultramar, en la carrera judicial, que se le ofrecieron.

En 1845, sin dejar los apuntamientos, entró de oficial suplente en la junta de dotación de culto y clero, pasando luego a oficial de plantilla con seismil reales de sueldo. Ingresó entonces en el Colegio de Abogados de Madrid, y en la Academia de Jurisprudencia, siendo Abogado de pobres en 1846.

El 47, se le concedió la gracia de Auditor honorario del Tribunal supremo de Guerra y Marina.

En 1850 fue colocado en la secretaría de la junta consultiva eclesiástica; y por sus gestiones se consiguió la creación de la Coadjutoría perpetua de Posada; que se elevase la dotación de sil culto y clero parroquial de 640 reales a 1500, y que se acordase el ensanche de la Iglesia y construcción de su torre, obras presupuestadas en 36.450 reales.

Fue después oficial de secretaría de la camara eclesiástica donde prestó servicios importantes al pais. Por su iniciativa se aumentó en más de diez mil duros el presupuesto de la Diocesis de Oviedo; se creó el Seminario Conciliar aumentando su dotación de cuarenta mil a ciento veinte mil reales, por lo cual el Obispo señor Caneja le ofreció una beca de gracia; se mejoró la clasificación de muchos curatos; se emplearon algunos miles de duros en reparar los templos de Posada, Barro, Ribadesella, Berodia, San Vicente de la Barquera y otros, y consiguió varios Beneficios y Canongías a favor de diferentes personas, siendo entonces oficial de la sección de negocios eclesiásticos del Ministerio de Gracia y Justicia.

En 1853 se creó en dicho Ministerio de Gracia y Justicia una comision de estadística, que se encomendó a don José Parres con obligación de presentar todos los dias un pliego de impresión, trabajo que cumplió religiosamente. Entonces escribió una Guía Eclesiástica por la que se le dieron las gracias de Real Orden y la Cruz de Carlos 3º. Tambien principió a escribir una Guia de Instrucción pública, y otra llamada manual de Secretaría con formularios, pero no concluyó estos trabajos por haber sobrevenido la revolución de 1854.

En 1861 fue nombrado Secretario del Gobierno Civil de Burgos y en 1864 fue electo casi por aclamación Diputado a Cortes por el Infiesto.

Por este tiempo retiróse yá a vivir tranquilamente en Llanes. Casado con doña Antonia Sobrino, Diaz de quien tuvo dos hijos, a don José de Parres Sobrino Licenciado hoy en derecho Civil y canonico, de estado soltero, y a doña Isabel de Parres Sobrino casada con don José M. Conde, Registrador de la propiedad en este partido judicial.

El genio incansable para el bien de don José de Parres Piñera le llevó a Presidente de la junta local de instrucción pública en este concejo, desde donde ayudó al desarrollo de la primera enseñanza, visitando las Escuelas, dando premios de su bolsillo particular a los discipulos mas aventajados, e impulsando la construccion de locales para la enseñanza en la mayor parte de los pueblos. Persiguió con perseverancia la creación del Colegio de primera y segunda enseñanza, y gracias a su tino, puede hoy asegurarse su futura existencia, lo mismo que la del Hospital Sobrino cuyo edificio de nueva planta es sólido y bello.

Entusiasta hijo de Posada, no descansó hasta haber conseguido establecer allí en 1862 un mercado semanal, cartería, Notaría, Botica, Escuela de niños y niñas con locales espaciosos para las clases y habitaciones de los maestros, alcanzando para este edificio una subvención de diez mil reales, y que se exceptuaran de la venta el monte de Llabres, las cuestas de Sabina y Redonda, y los mansos parroquiales anexos a la Rectoral.

La laboriosidad y honradez eran las cualidades sobresalientes de don José de Parres, asi como el paño de lágrimas de muchos paisanos, desinteresado y leal consegero en sus infortunios y adversidades: ejerció constantemente la caridad con larga mano; dígalo sinó la Sociedad Caritativa de Señoras de Llanes, institución que tantas lágrimas viene enjugando con sus socorros y asistencia a los pobres enfermos y necesitados, a la que el señor Parres entregaba respetable suma todos los años; díganlo los niños Pobres que asisten al catecismo en esta Iglesia todos los dias festivos, y a quienes se repartían muchas veces prendas de vestir y calzar para cubrir sus carnes; y díganlo por último esos pobres vergonzantes a quienes para socorrerlos prefería la noche a fin de evitar la publicidad en su estado de indigencia.

Este Ilustre llanisco, que tambien ejerció el cargo de Juez municipal muchas veces, dejó de existir el dia 9 de Noviembre de 1889 pero sus numerosos amigos, y la parroquia de Posada, tuvieron el buen acuerdo de eternizar su memoria, erigiéndole una Estatua en la plaza mercado de dicho pueblo, hoy Villa, que se inauguró y descubrió el 26 de Julio de 1895.

Volver al inicio del capítulo
www.llanes.as