Apuntes de Llanes

← Cáp. 13 • • Índice • • Cáp. 15 →

Capítulo XIV, Libro IV

Escuelas y Colegios de 1ª y 2ª enseñanza

I. Escuelas Públicas

Las vicisitudes y el transcurso de los años, ambos agentes destructores, jendarmes que se anuncian en todas épocas con señales inequívocas, borrando y confundiendo lo existente, y haciendo olvidar cuanto digno de emulación nos ofrecen las edades, no han podido con todo el prestigio de su fuerza arrebatar a la iniciativa individual, las primicias de esa obra magna y por excelencia fecunda, de ella parto exclusivamente, los centros de instrucción; y sino ¿quién ha sembrado en la villa y concejo de Llanes esa profusión admirable de ellos, encargados de dirigir y velar por las nacientes inteliaencias, y prepararlas para recibir el rocío de las ideas? ¿Quién sinó ella ha sido la que elevó nuestra comarca a tan grande altura, tanto que de ser cierto que la cultura de los pueblos se mide por el número de dichos centros, Llanes necesariamente había de ocupar el primero entre los de España?: La misma indudablemente, si bien hemos de reconocer, y dicho sea en honor del Municipio, que también le cabe parte de esta gloria, por el interés que manifestó en el desarrollo de tal pensamiento, no escatimando su protección en asunto tan vital, y secundando por cuantos medios le fue posible la realizac lón completa de aquél.

Acontece con la enseñanza, lo que con todo problema de sus años, de su índole y de su importancia, que al buscar su origen y examinar sus comienzos, nada puede aseverarse, pudiendo cuando más hacer hipótesis aproximadas o conjeturas más o menos ciertas. En su virtud, diremos que la vemos surgir de entre el caos de remota antigüedad, vislumbrando allá en los pálidos y confusos horizontes del tiempo que pasó, en la penumbra de los recuerdos que se pierden, su nacimiento, modesto si, pero lozano, bajo la capa de la Iglesia que siempre la atendió cual madre solicita, prodigándola su protección, y encauzando sus torcidos derroteros, No de otro modo se explica esa inveterada costumbre de celebrar las clases en sus átrios o pórticos, y que prueba ineludiblemente el favor que ésta dispensa a la ciencia, y razón del íntimo consorcio que debe tener con la religión. En esta hermandad la hemos visto vivir en este concejo, donde clero y pueblo confundidos en una e idéntica aspiración, predicaron sus beneficios y proclamaron sus ventajas, y sus ecos, cual suave perfume de una botella destapada, tendieron a esparcerse por el espacio, pero rápida y vertiginosamente, como si un poder misterioso velase por su propagación, y fuera su deseo hacer a todos partícipes de su bienhechora influencia; y de la misma manera que la impetuosa corriente de un río, despeñándose de la altura de su nacimiento sigue impasible su marcha sin que nada le sirva de valla, engrandeciéndose por la afluencia de nuevos ríos que unidos van a la mar, así la idea, acariciada primeramente, poco a poco toma cuerpo, se hace atmósfera después, y del profundo valle, de la escarpada sierra, del fragoso monte, lo mismo que de la más pobre aldea, sin respetar obstáculos, salvando escollos y venciendo precipicios, cuantos tuvieron la fortuna de libar el néctar de ese caliz de redención, contra las tinieblas de la más crasa ignorancia, por todas partes, y por distintos caminos en fin, se ven acudir desalados por las fatigas de penoso camino, pero firmes en su propósito de cultivar tan fructífera semilla y en fomentar tan valioso germen. Solo pues ese entusiasmo pudo atraer desde sus comienzos a las escuelas infinidad de niños de ambos sexos, a pesar de las distancias, de lo accidentado del terrero y hallarse sumamente diseminado el vecindario. Pero nunca hubiera logrado abrirse tan ámplios campos, ni alcanzar tan grande desarrollo, si el fuego santo del amor pátrio no se hubiera alimentado en el seno de sus hijos, y esteriorizado en esas cuantiosas donaciones que consagraron, unas veces para fundar establecimientos de instrucción, y otras para engrandecer los ya creados.

Véase ahora los que actualmente existen en este concejo de Llanes, la fecha y bienhechores que los fundaron, con la dotación ue por todos conceptos perciben los maestros.

§§§

Pría.–Dª Catalina Ventura, por sí y en nombre de su marido D. Lorenzo Ventura, y por testamento otorgado en Cadiz a 4 de Abril de 1652, fundó la obra–pía escuela de la parroquia de Pría, de donde eran naturales, con 22.000 reales de capital en censos, nombrando patrono al Sr. Cura Párroco de la misma feligresía. La enseñanza se daba en el átrio de la Iglesia, hasta que recientemente y a expensas de la parroquia se construyó local para los niños y casa para el Maestro, todo en un mismo edificio. Hoy tiene la categoría de Escuela completa y mixta, con una dotación de 625 pesetas anuales para el Profesor y 156 pesetas 25 céntimos para material, que paga el Ayuntamiento del concejo. Asisten a esta escuela, de setenta y cinco a ochenta niños, de edad, de cinco a catorce años.

§§§

Parres.–D. Juan Sobrino Tamés, natural del pueblo de Santa María Magdalena de Parres, marchó a las Américas como simple soldado, y allí obtuvo el empleo de Capitán. Por su testamento otorgado en México a 4 de Octubre de 1707, dejó treinta mil reales vellón, (1.500 pesos fuertes libres de gastos) para fundar una escuela en el pueblo donde vió la primera luz, a fin de que los niños y niñas recibiesen educación. Con este capital se compraron fincas, cuya renta importaba 900 reales vellón cada un año. Llama al ejercicio del patronato, al poseedor del vínculo de su familia y al párroco de San Román. La enseñanza se daba en el átrio de la I–lesia, hasta que los vecinos de Parres construyeron a sus expensas un espacioso edificio de nueva planta para escuela y habitación del Profesor, habiendo cedido gratuitarriente una parte del terreno que ocupa, los Sres. Licenciados D. Juan y don José Valdés Castillo. Tiene esta escuela categoría de completa y mixta, con dotación de 625 pesetas anuales, más 156,25 para material, pagado del prestipuesto municipal; y asisten a la enseñanza, cincuenta niños y veinte niñas.

§§§

Ardisana.–D. Pedro Fernández Rubio, natural de Mestas de Ardisana, y vecino del Burgo de Osma, fundó la escuela de la parroquia donde nació, dontándola con mil cien reales de renta anual, consistente en fincas y censos, bajo el patronato del Párroco y vecindario, cuyos bienes se adquirieron en el año de 1733.

También fundó una obra–pía de dotes para doncellas, y prebendas para estudiantes, llamando a sus parientes para el disfrute de unas y otras.

Cobra el Maestro la dotación anual de 625 pesetas, más 158,25 para material, y 60 pesetas para renta de casa donde el mismo habita y dá la enseñanza, pagado todo por el Ayuntamiento. En lo antiguo servía de escuela el pórtico de la Iglesia parroquial. Tiene categoría de completa, y asisten unos sesenta niños.

Otra escuela de niñas costea también el Ayuntamiento en el valle de Ardisana, a la que asisten 25 educandas, y es completa, con una dotación anual de 625 pesetas para la maestra, 104.12 para material y 60 para renta de casa.

§§§

La Borbolla.–En el pueblo de la Borbolla, donde nació don Juan González Ahedo, fundó este señor por testamento otorgado en Sevilla el 6 de Mayo de 1754, una escuela para la educación de los niños de ambos sexos, dejando cincuenta y cinco mil reales de capital de censo, y renta del 3 por 100, sobre diferentes bienes raices en la ciudad de Carmona: y además cuatro mil cuatrocientos reales vellón para un edificio destinado a la enseñanza, que últimamente mejoró el vecindario dándole un piso más. Como el patrono nombrado por el fundador, lo era el Rector de Jesuitas de Oviedo, recayó después este derecho en la Junta provincial de Instrucción pública. Hoy costea la dotación el Ayuntamiento, siendo de 625 pesetas para el maestro y 156,25 para material: su categoría es de completa y mixta, y a ella concurren sesenta varones y cuarenta hembras.

§§§

Llanes.–El Doctor D. Fernando Antonio Villar Abariega, Cura y Beneficiado de la Iglesia de Llanes, y después párroco de Noriega en el valle de Rivadedeva, por su testamento fecha 13 de Agosto de 1757; otorgado allí ante el Escribano D. Ignacio Colombres y Noriega, fundó la escuela de esta villa con un capital de cincuenta y cinco mil reales en fincas y censos, nombrando patrono y poseedor al que lo fuere del vínculo de su familia, que últimamente disfrutó D. Juan de Posada Aldaz. Construyó también la actual y magnífica casa de escuela en la calle Mayor, con habitaciones espaciosas para el profesor, la cual ha sido recientemente mejorada, ampliada y decorada por el Ayuntamiento cuyo costo asendió a 7.139 reales vellón.

Igualmente dotó una cátedra de latinidad en la misma villa de Llanes, con ochocientos reales vellón de renta sobre fincas y censos, de que se incautó en el año de 1848 el Instituto de segunda enseñanza de Oviedo, por virtud de Real orden.

Y fundó por último, otra escuela de primera enseñanza en Noriega, del valle de Rivadedeva, con 22.000 reales de capital en fincas.

La Escuela de Llanes, tiene su Profesor con 1.100 pesetas de dotación anual, como completa, y 206,25 para material, pagado todo por el Ayuntamiento; y a ella concurren de ciento a ciento veinte niños.

Viendo el mismo Ayuntamiento la carencia de local para la escuela de niñas en la misma villa, y aprovechándose de las antiguas y ruinosas Consistoriales y carcel, construyó sobre ellas un cómodo y elegante edificio con diferentes habitaciones para las clases y para la Profesora, cuyos gastos ascendieron a 25.704 reales vellón. Esta escuela tiene una dotación de 825 pesetas como completa, y además 206,25 para material, asistiendo a ella unas noventa niñas.

El Sr. D. Juan de Posada Argüelles, vecino y último poseedor de la Ilustre casa de Posada en Llanes, por su testamento otorgado el 4 de Febrero de 1872, legó trescientos reales anuales perpétuamente para premios de niños y niñas, que matriculados en las escuelas de la villa, asistan a la Iglesia los días festivos al rezo del Santo Rosario y explicación de la Doctrina Cristiana.

Nueva.–Fundó la Escuela de Nueva, y a sus expensas se construyó el edificio destinado a la misma, D. Joaquín Martínez García, natural de dicho pueblo y vecino, de Ttidetan en México, donde falleció, bajo testamento allí otorgado el 21 de Junio de 1768, ante el Escribano D. Ignacio del Castillo, dejando 62.000 reales de capital para su dotación y para la construcción de la casa–escuela. Hoy se halla ésta clasificada como completa, y paga el Ayuntamiento 625 pesetas, sueldo anual del maestro, más 126,25 para material. A ella concurren ochenta y dos niños.

§§§

También costea el Ayuntamiento tina escuela de niñas en Nueva, instalada en una casa particular, a la que asisten cuarenta y cinco educandas, y tiene de dotación 625 pesetas, como completa, 104.12 para material y 100 para renta del edificio, todo anualmente.

§§§

Caldueño.–Los vecinos de la parroquia de Caldueño, por medio de una suscripción, fundaron su escuela el 4 de Diciembre de 1790, figurando como principal bienhechor D. Domingo Enrique de Puertas, hijo de la misma parroquia, consistiendo en 400 reales anuales la renta sobre fincas y censos.

Posteriormente, y por su testamento 16 de Abril de 1817, don Domingo de Puertas y Puertas, natural del mismo Caldueño, y vecino de Belmonte en Pría, dejó otros 1.000 reales de renta anual para aumento de dotación de la misma escuela, cuyo patronato era del Párroco y vecindario.

Los mismos vecinos costearon la casa–escuela y habitaciones del maestro, que percibe 625 pesetas de sueldo anual, 156,25 para material y 60 para rentas, asistiendo a la enseñanza diaria 54 niños y 26 niñas.

§§§

Posada.–El Párroco que fue de la feligresía de Posada, señor D. Fernando Alvarez de las Asturias, descendiente del poderoso señor D. Rodrigo Alvarez de Asturias, abuelo del Cid, por su testamento fechado el 15 de Septiembre de 1791, fundó la obra–pía escuela de aquella parroquia, con la dotación de 1.100 reales anuales para el primer maestro D. Agustín Huerta, mientras viviese; y dispone, que la renta sobrante de los bienes y censos en que consistía, se capitalizase en favor de la fundación, para que de lleno la disfrutasen los sucesivos profesores. Confirió el patronato a su sobrino D. Antonio Alvarez de las Asturias y sucesores, como también al Párroco que fuese de Posada, y su vecindario.

Por testamento y codicilo otorgados respectivamente por el Presbítero D. Francisco Antonio Cabrales Pesquera, vecino de Quintana, en 25 de Octubre de 1820, y 23 de Agosto de 1823, ante el Escribano D. Juan Sánchez Castillo, aumentó el capital de dicha fundación que en junto importara 63.000 reales vellón, consistentes en censos la mayor parte.

Los vecinos de la parroquia de Posada han costeado el espacioso edificio que se inauguró en Octubre de 1864, donde están establecidas las dos escuelas completas de niños y niñas, con habitaciones independientes para los profesores.

El Sr. D. Juan de Posada Argüelles, último poseedor de la Ilustre casa de Posada, vecino de la villa de Llanes, por su testamento cerrado que otorgó el 4 de Febrero de 1872, lega 300 reales anuales perpétuamente, para premios de los niños y niñas que matriculados en las escuelas de Posada, asistan a la Iglesia los días festivos al rezo del Santo Rosario y explicación de la doctrina cristiana.

Las dotaciones que los maestros disfrutan, y paga el presupuesto municipal, son 625 pesetas al maestro, con más 156,25 para material, y 625 a la maestra, con 104,12 también para material, asistiendo 115 niños y 90 niñas.

§§§

Pendueles.–D. Fray Juan Herrero Ibañez, natural de Pendueles, y fallecido en Querétaro (México), en el año de 1792, siendo Provincial Franciscano, donó 10.000 reales vellón para ayuda de dotar una Escuela en el pueblo de su naturaleza.

El finado Excmo. Sr. D. Francisco Mendoza Cortina, primer Conde de Mendoza Cortina, costeó la casa–escuela de niños con habitación para el Profesor, que es un bello y espacioso edificio de construcción moderna, sillería y mampostería, con ventidos metros de longitud y cinco balcones de fachada.

En el mismo pueblo, y a expensas de sus vecinos y algunos otros bienhechores, se construyó anteriormente otra casa para escuela de niñas y habitación de la maestra.

En el año de 1888, por desidencias entre los vecinos, y a petición de los del pueblo de Buelna, acordaron construir y construyeron en el término divisorio de ambos pueblos, un grande edificio con dos salones para las dos escuelas, y habitaciones independientes para los maestros. Ambas escuelas son completas, con 625 pesetas de dotación anual el maestro, más 156,25 para material; y otras 625 la maestra, con 104,12 para material, y en ellas reciben educación o primera enseñanza 36 niños y 16 niñas.

§§§

Meré.–Por el testamento otorgado ante el Escribano D. Francisco Ojeda, y bajo el cual falleció en 28 de Noviembre de 1814, D. José Perez Noriega, vecino de Meré, deja un legado piadoso para subvencionar o dotar una escuela en el mismo pueblo, consistente en 300 reales de renta sobre fincas rústicas y urbanas. Con el valor de estas últimas, se construyó la actual casa de escuela y del profesor, rematándose las rústicas posteriormente en 19.050 reales por D. Juan Blanco Perez. de la misma vecíndad. La escuela está clasificada como incompleta, es mixta, y a ella concurren 30 niños y 10 niñas, teniendo el profesor 250 pesetas de dotación anual, y 62,50 para material.

§§§

Vibaño.–El Presbítero D. Toribio González, natural de Rioseco, dejó 264 reales de renta sobre censos, para dotar o subvencionar una Escuela en Vibaño.

Diferentes bienhechores con posterioridad aumentaron hasta 500 reales ésta renta en fincas y censos. Su patronato corresponde al poseedor del vínculo de la familia del fundador, al Capellán de la de San Bartolomé de dicho Vibaño, y al mayordomo de la fábrica de su Iglesia parroquial, en representación del vecindario. El pueblo costeó local para la enseñanza, y allí concurren 52 niños y 20 niñas a recibir educación. Es escuela completa y mixta, y disfruta el maestro 625 pesetas de dotación, con más 150,25 para material. También se pagan 60 pesetas para rentas de la habitación del maestro.

II. Advertencias

Otros muchos más pueblos del concejo, crearon también Escuelas por su propia iniciativa, para cuyo sostenimiento contribuían exclusivamente ya con frutos, ya con dinero, y por carecer de casas a propósito para dar la enseñanza, se servían para ello de los pórticos de las Iglesias o algunas malas chozas, empero la Junta general de Escuelas, instalada en esta villa el 16 de Diciembre de 1868, tuvo de todo conocimiento, y llamándole la atención, gestionó y evitó el celo piadoso y patriótico de las comisiones auxiliares que presidían los Párrocos para que se construyeran locales que a ser posible reunieran las condiciones reglamentarias; y obtuvo tan satisfactorio resultado, que todas respondieron cumplidamente a sus invitaciones, ya reformando y mejorando las casas que de antiguo existían, ya fabricando y costeando otras nuevas para algunas de las que, no escatimó sus auxilios nuestra corporación municipal.

III. MáS Escuelas

Cué.–Los vecinos del pueblo de Cué, costearon un local para a enseñanza, con habitaciones para el maestro, que percibe 625 pesetas de dotación y 156,25 para material, como escuela completa. Es mixta, y a ella concurren 32 niños y 14 niñas.

El Acebal.–El vecindario de San Roque de el Acebal, costeó la nueva Escuela cuyo edificio se levantó en el lugar de Covielles con habitación para el profesor. Es mixta completa, a la que concurren 104 niños y 33 niñas, teniendo como dotación el profesor, la de 625 pesetas anualmente, y 156,25 para material.

§§§

Vidiago.–La parroquia de Vidiago también costeó el nuevo edificio para la Escuela mixta completa, a que asisten 67 niños y 37 niñas, cuyo profesor disfruta 625 pesetas de dotación anual y 156,25 para material. Igualmente se construyó un local para habitar el maestro, cuyo costo fue 2.189 pesetas 68 céntimos, de las que subvencionó la mitad el Ayuntamiento, siendo la otra mitad cargo de la parroquia.

§§§

Poó.–El pueblo de Poó ha hecho a sus expensas un nuevo local de escuela que reune las condiciones reglamentarias. Es mixta completa, con 625 pesetas de dotación para el profesor y 156,25 para material, y concurren a ella 42 niños.

§§§

Celorio.–Ha reparado su Escuela dándola mayor ensanche y habitación para el maestro. Una de sus oficinas la costeó D. Victor Martinez Suero, y las demás el pueblo. D. Juan Gavito Cantero, regaló un reloj para el servicio interior, y el Sr. D. Manuel Perez Valdés una campana de 27 libras de peso, que se colocó en la Espadaña o campanario allí construido. La Escuela es mixta completa, con una dotación el profesor de 625 pesetas anuales y 156,25 para material. Concurren a ella generalmente 45 niños y 30 niñas.

§§§

Hontoria.–La parroquia de Hontoria, cuenta con casa–escuela y habitación para el maestro, costeada por su vecinos. Es completa y mixta, concurriendo a ella 74 niños. La dotación del profesor es de 625 pesetas anuales, y 156,25 para material, con más 25 para renta de otra habitación para el maestro.

§§§

Porrúa.–El pueblo de Porrúa costeó su casa–escuela con habitación para el profesor, que disfruta 625 pesetas, como sueldo anual, más 156,25 para material. Es completa y mixta, concurriendo a ella 47 niños y 13 niñas.

§§§

Andrín.–Tiene una escuela incompleta y mixta el pueblo de Andrín, y por carencia de local propio, se aprovecha la casa concejil, o sea la en que los vecinos se juntan para tomar sus acuerdos. Concurren a ella 13 niños y 12 niñas, y percibe el maestro 250 pesetas de dotación anual, con 62,50 para material.

§§§

Rales.–El pueblo de Rales tiene su escuela en casa alquilada; es mixta incompleta, a la que asisten 31 niños y 13 niñas, y cobra el profesor anualmente 250 pesetas por dotación, 62,50 para material y 30 para renta de casa.

§§§

Callejos.–También el pueblo de los Callejos tiene escuela en casa alquilada, a que asisten 26 niños y 9 niñas como mixta incompleta; y cobra el maestro 250 pesetas de sueldo, 62,50 para material y 25 para pago de la renta o alquiler de casa.

§§§

Carriles.–El pueblo de los Carriles tiene escuela mixta incompleta, con 250 pesetas para el maestro, 62,50 para material y 60 para renta de casa por carecer de local propio. Concurren a ella por término medio 29 niños y 17 niñas.

§§§

Balmori.–El pueblo de Balmori tiene su escuela mixta incompleta, cuyo edificio con habitación para el profesor, costearon sus vecinos. Se halla dotada con 250 pesetas, y además 62,50 para material, y a ella concurren 42 niños y 25 niñas.

§§§

Barro.–El lugar de Barro ha costeado su casa–escuela con haitación para el maestro. Es mixta incompleta, a la cual concurren 2 niños y 10 niñas; y tiene el profesor 250 pesetas de dotación, más 62,50 para material.

§§§

Niembro.–También el pueblo de Niembro tiene casa–escuela incompleta y mixta, a la que concurren 23 niños y 12 niñas, dotada con 250 pesetas para el maestro, y 62,50 para material.

§§§

Naves.–El lugar de Naves, tiene una escuela incompleta y mixta, con 42 niños y dotación al profesor de 250 pesetas, más 62,50 para material y 25 para renta de casa.

§§§

Tresgrandas.–Tiene casa–escuela. Concurren a ella 12 niños y 11 niñas, como mixta e incompleta. La dotación del maestro es de 250 pesetas al año, y 62,50 para material.

§§§

Riensena.–Así mismo y recientemente se estableció en los puertos altos del valle de San Jorge, barrio de Riensena, una escuela mixta e incompleta con dotación de 250 pesetas para el maestro, y 62,50 para material. Concurren a ella 12 niños y 6 niñas.

IV. Escuelas Privadas.

Además de las anteriores escuelas públicas retribuidas por el Ayuntamiento, hay otras muchas en el concejo de carácter privado, que sostienen y costean sus vecinos, a las que concurren niños y niñas indistintamente; pero de éstas últimas en especialidad.

Nueve se cuentan en la villa, de las que dos son de niños, con 150 alumnos, tres mixtas, con 130 niños y 180 niñas, y cuatro de niñas solamente, con 70 educandas.

En los pueblos del concejo, no hay menos de otras ventidos e,cuelas, con un número de 97 niños y 598 niñas.

V. Resumen y Observaciones.

Reasumiendo diremos, que las escuelas de primera enseñanza públicas y privadas que existen en el término municipal de Llanes, ascienden a 64, distribuidas en 22 completas, 11 incompletas y privadas: que reciben en ellas educación 1.775 niños y 1.472 niñas; y que el Ayuntamiento paga para sostenimiento de las públicas 21.896 pesetas, 50 céntimos anualmente en esta forma:

Pesetas
Como sueldos a los maestros y maestras 17.175
Para material de las escuelas, 4.016,50
Para rentas de los locales, 505
y para premios de aplicación, 200
En junto como queda dicho, 21.896,50

Y no solamente paga ésto el presupuesto municipal, sinó que suple otros muchos gastos no previstos en subvenciones, reparaciones, obras necesarias y mejoras, sacrificio inmenso que demuestra el interés con que en el concejo de Llanes se tomó la educación de la juventud.

Incautado el Estado de todos los bienes de las Escuelas para su enagenación, hoy solo se cobran 667 pesetas 85 céntimos de los censos no redimidos y bienes no enagenados. Es verdad que se vienen cobrando también 834 pesetas por los intereses de inscripciones, importe de bienes vendidos; pero éste papel, así como el de igual clase correspondiente a Beneficencia, y al 80 por 100 de propios, se acordó venderlo, para con su producto atender a construcción de Cementerios, y según la cotización oficial podrá ascender a Poco más de 29.000 pesetas.

Del expediente que hace algunos años se formó por la Junta de Escuelas con los datos remitidos por las comisiones parroquiales, resulta la estadística relativa a fundaciones antiguas, y que para ella se consultaron documentos existentes en los archivos eclesiásticos o de los párrocos, o adquiriendo noticias más o menos exactas por otros medios que su celo les sugirió; y consta también que si igual celo se hubiese desplegado más oportunamente por los interesados, y en primer término por el Ayuntamiento a raiz de la ley de 21 de Julio de 1838, particularmente de la de 1ª de Mayo de 1855, no se hubieran ocultado cuantiosos bienes de ésta procedencia, como se ha hecho a la sombra de la incuria de patronos, maestros y de los pueblos, que se cuidaron poco de la custodia de documentos justificativos de la propiedad de las fincas o de los censos impuestos sobre ellas. Puede asegurarse, que sin éste fraude notorio, no habría necesidad de gravar el presupuesto municipal para cubrir el de instruccion primaria, porque ésta se bastaría a sí misma con los intereses del producto en venta de sus bienes, al exorbitante precio que tenían y tienen. Como comprobante del valor fabuloso que en remate produjeron algunas fincas, basta citar una sola de las de la fundación de la Escuela de Parres que compró D. Juan de Posada Abarca en 35.000 reales, y la que remató también D. Juan Blanco Perez en 19.050, de la insignificante obra–pía de Meré.

Algunos colonos y censatarios comprendieron que no existía estadística formal de bienes y censos de Escuelas, que muchos documentos habían desaparecido, y que los protocolos estaban en el mayor abandono; y dejándose arrastrar por la codicia, y sin ningún escrúpulo, se convirtieron impunemente en propietarios. Hubo algunos que mas recelosos y poco tranquilos de su situacion procuraron legalizarla, delatándose como censatarios, y solicitando en su consecuencia la redención de la carga o cánon, por temor de que les comprometiese la posesión del pago de renta que venían haciendo a los encargados de su cobranza. Si el Ayuntamiento fijándose en éste particular, hiciese una escrupulosa investigación con el auxilio de los patronos de Escuelas, Párrocos, Profesores, Alcaldes de barrio y Administradores subalternos que fueron de bienes nacionales, descubriría muchos bienes y censos, y conseguiría al¡viar su presupuesto, lo suficiente acaso para hacer desaparecer de él las 21.896 pesetas 50 céntimos, con que se halla recargado.

VI. Colegio «La Encarnación.»

Donde más se significó la iniciativa individual, y demostró bien a las claras de cuanto es susceptible si se pone al servicio de una idea, es sin género alguno de duda en la creación de el Colegio de primera y segunda enseñanza en la villa de Llanes, para cuya realización había que imponerse grandes y crecidos sacrificios. Tiempo hacía ya que se dejaba sentir tan imperiosa necesidad, justificada más y más por la precisión en que se encontraba todo aquél que desease seguir una carrera, de comenzar los estudios preliminares de latín y filosofía en el próximo Monasterio de Benedictinos de Celorio, como los Exemos. Sres. Cardenal Inguanzo, Posadas, Cortinas, Prietos, Quintanas y otras notabilidades que después brillaron en la Iglesia, en la Política y en el Foro, sopena de no hacerlo en otro punto más distante, y que habría de originar imprescindiblemente mayores gastos, traba con que siempre tropieza la familia regularmente acomodada. Estas y otras razones que omitimos, movieron ya de antiguo el ánimo de los buenos llaniscos en pró de un establecimiento de esta clase, y más de una vez se levantó la voz con éste fin, pero afortunadamente por cierto, pues sus ecos no se perdieron como acontece en las eternas soledades del desierto nó, antes bien el Ayuntamiento con un afecto y pasión que le honra, haciéndose intérprete de la opinión pública, consiguió interesar a la Excma. Diputación provincial en 13 de Septiembre de 1862 en asunto de tanta trascendencia, demandando de aquélla al propio tiempo una subvención para que sirviera de estímulo a los propósitos expresados; S. E. aplaudió el pensamiento; y si bien no se comprometió a la construcción del edificio, cuya dirección había de estar encomendada a los Padres de las Escuelas Pías, acordó en cambio en 24 de Septiembre del mismo ano, satisfacer el 50 por 100 del gasto total, o lo que es lo mismo, igual suma a la que por suscripción se reuniese.

Con este gran apoyo pecuniario, se pensó abrir stiscripción allende los mares entre los hijos del pueblo que ya en distintas ocasiones habían dado irrefragables muestras de su amor pátrio: y aún no se había recibido la resolucion de S. E., cuando el malogrado hijo de esta villa D. Sinforiano Sobrino Díaz (q. e. p. d.), dejaba en la cláusula sexta de su testamento otorgado el 22 del propio mes, un legado de 40.000 reales para tan plausible y moralizadora institución, allegando a la temprana edad, que el país llora, la primera piedra, cimiento de tan anhelado edificio.

Con vista a los datos expuestos, el Presidente del Ayuntamiento convocó a Junta general a la Corporación y mayores contribuyentes el 29 de Diciembre, para inaugurar la suscripción iniciada; pero con éxito tan satisfactorio, que con el donativo de D. Sinforianó Sobrino, llegó a reunirse en aquél día 204.500 reales, debiéndose gran parte a la actividad de los señores que componían la Junta directiva nombrada entonces: Sres. D. José Bernaldo de Quirós, como Alcalde, los Excmos. Marqueses de Gastañaga y de los Altares, y los llustrísimos D. Joaquín María de Posada Herrera y D. Juan Dionisio de Posada Argüelles, por quienes se hicieron cuantas diligencias les ha sido posible, y a las que el distrito municipal respondió dignamente. Entre las comisiones que se nombraron, la de México la formaban los Sres. D. Cándido Guerra, D. Manuel Mendoza Cortina y D. Nemesio Sobrino Díaz. No había llegado a conocimiento de este señor su nombramiento, cuando penosa enfermedad, minando su existencia, le obligó a hacer testamento en 15 de Enero, antes que la segur guadaña le sorprendiera, dejando para este Colegio el exorbitante donativo de 400.000 reales, sustituyéndole a su muerte su tercer hermano D. Faustino Sobrino Díaz. Otros varios señores de la Península y fuera de ella, han contribuido muy expléndidamente, y los señores D. Román y D. Manuel Romano Mijares, conservan aún en su poder algunos miles de duros, producto de la suscripción en San Juan Bautista de Tabasco, donde eran comisionados.

La Real orden de 25 de Febrero de 1863, aprueba la resolución tomada por la Excelentísima Diputación, para creár el Colegio de segunda enseñanza, y debido a la actividad que desplegaron todas las comisiones que con este objeto se nombraron, logrose reunir la importante suma de 49.000 y pico de pesos fuertes; pero obstáculos que nunca faltan, vinieron a servir de rémora para la consecución de tan levantado propósito. En esta inacción, permaneció unos años, hasta que vino la revolución de Septiembre de 1868, la expulsión de las Monjas Agustinas Recoletas, de su Convento, extramuros de la villa, y el aprovechamiento del edificio por la Corporación municipal para escuela de niñas, y para una cátedra de latinidad, que después, muy luego, sirvió para abrir en 1873 el Colegio de la Encarnación, bajo la dirección del Presbítero don Juan Redondo Blanco, y el Licenciado D. Miguel Mantilla de Hoyos, para primera y segunda enseñanza y comercio, quedando al año siguiente bajo la exclusiva dirección del Sr. Mantilla, y por su fallecimiento, acaecido el 24 de Septiembre de 1887, entró a sustituirle el Presbítero Licenciado en Filosofía y Letras D. Manuel Pardo Fernández, que continúa en la actualidad.

Las importantes mejoras que tan celosos Directores han venido haciendo en el establecimiento, son notorias, pudiendo hoy competir con cualquiera de España, no solo por lo bien montado, como por los resultados lisonjeros que ha obtenido, a lo que contribuye eficazmente el escogido personal de profesores que forman el cuadro de este Colegio, cuyos talentos son reconocidos. En él se da 1º La primera enseñanza elemental y superior, 2º La segunda enseñanza distribuida en los cinco grupos que previene la ley vigente de estudios hasta el grado de Bachiller, 3º La carrera mercantil distribuida en esta forma:–Iª Gramática Castellana, Geografía comercial, y Aritmética mercantil.–2º Operaciones mercantiles y de Banca, Teneduría de libros y primer curso de Francés.–3º Ampliación de las anteriores y segundo curso de Francés. Nociones de derecho mercantil y Correspondencia:–áClases de adorno que son: Dibujo en sus varias clases; Música vocal e Instrumental; Inglés, Italiano y Caligrafía. 5º Gimnasia higiénica y Ortopédica, y 6ª Dá semanalmente el Director una clase de Religión y moral, y otra de educación social y escritura epistolar, obligatorias y gratuitas para todos los alumnos.

En nombre de D. Faustino Sobrino Díaz, ha venido subvencionando éste Colegio con 5.000 pesetas anuales desde su creación, su hermano político D. José de Parres Piñera, y por muerte de éste, D. José de Parres Sobrino y D. Simforiano Dosal Sobrino, como sucesores de albaceazgo y patronatos fundados por D. Faustino; más 500 pesetas también anuales para el Observatorio Meteteológico establecido en el Colegio, y 625 a 750 pesetas para la escuela nocturna y gratuita de artesanos que está abierta desde Octubre a Marzo.

Los alumnos que por término medio asisten anualmente a este establecimiento, son 124, de los que 68 son internos, cuatro medio pensionistas y 52 externos. Matriculados: 17 en primera enseñanza, 65 en segunda y 42 en la clase de comercio. Sus adelantos nada puede comprobarlos mejor que las calificaciones de examen ante el tribunal de profesores del Instituto de Oviedo que vienen a este Colegio a fin de curso, y son; 25 por 100 sobresalientes; 25 por 100 notables; 20 por 100 buenos; 29 por 100 aprobados; y uno suspensos. No son menos satisfactorias las calificaciones que se obtienen en los grados de Bachiller, que ahora se hacen en la Capital de la provincia, en los que la tercera parte salen sobresalientes, y los demás aprobados, siendo como unos doce los que por término medio reciben el grado todos los años. En la clase nocturna de Artesanos se matriculan como unos 100 individuos todos los años.

VII. Colegio de Cardoso.

El dia 17 de Octubre de 1888 se bendijo e inauguró en el pueblo de Cardoso un Colegio llamado de San Pedro y Santa María, para la primera enseñanza, y para la especial de comercio a niños y niñas pobres del valle de San Jorge, que fundó D. Francisco del Hoyo Junco, por su testamento otorgado en la Habana, y bajo el cual falleció allí el 13 de Diciembre de 1884. Este Colegio se levanta sobre la casa solariega del D. Francisco del Hoyo, con ochenta metros de radio en todas direcciones para huertas jardines y paseos, y tienen habitaciones cómodas y espaciosas para las clases, y para los profesores, con independencia absoluta unas de otras; y además su Capilla.

El primer Director del establecimiento lo fue el teólogo D. Fray José Nespral; después le sucedió D. Manuel Comellas, y actualmente D. Pablo García Pajares como encargados de la cátedra de Comercio: y Maestros superiores en la primera enseñanza los titulares D. Daniel Alvarez Fervienza y D. Victorina Mieres Perez. Este colegio percibe anualmente treinta mil reales vellón para sueldo de los tres profesores, y para gastos de material; y a él concurren 70 niños y 60 niñas para la primera enseñanza, y 40 niños a la clase de comercio.

Los resultados en los examenes de los cuatro últimos años han sido completamente satisfactorios.

Volver al inicio del capítulo
www.llanes.as