Apuntes de Llanes

← Cáp. 16 • • Índice • • Cáp. 18 →

Capítulo XVII, Libro IV

Sociedades, Imprentas y publicaciones

I. Casino, Teatro, y Biblioteca.

Desde el año de 1850, existe en Llanes un Casino o Sociedad, en casa alquilada, pero con moviliario propio, cuyo objeto es puamente el entretenimiento, recreo e instrucción de sus socios, no permitiéndose en él, ni en ninguna de sus dependencias, los juegos prohibidos, ni entablar discusiones de carácter político o religioso. Este Casino está abierto todos los días del año, desde las siete de a mañana, hasta las doce de la noche, excepto los meses de Ocubre a Abril, que se cierra a las once.

En el año de 1881, se construyó un Teatro a expensas de un articular, que también tiene arrendado la misma Sociedad de rereo, la cual desde entonces, lleva el título de Casino y Teatro de Llanes.

El Teatro es capaz para 300 personas cómodamente colocadas en sus respectivos asientos, y suficiente a llenar hoy las necesidades del pueblo; tiene 94 butacas; 10 plateas y 11 palcos con 6 entradas cada uno, y un paraiso ámplio y espacioso con 80 asientos n primera fila. El mobiliario es propiedad del Casino, habiendo osteado éste también, algunas obras necesarias en el mismo teatro.

Tiene la Sociedad dicha, su Junta Directiva, que se compone de Presidente, Vicepresidente, Tesorero, Secretario y tres vocales, uno de éstos con el caracter de Bibliotecario.

Todos los socios tienen derecho a disfrutar diariamente las venajas, distracciones y comodidades que la sociedad ofrece, concediendo igual derecho por quince dias a los forasteros que fueren resentados por los mismos socios.

A la sociedad le es preceptivo dar en sus salones o en el Teatro una reunión de confianza cada mes, y además cuatro bailes al año; uno el Iúnes de carnabal y los restantes en Julio Agosto y Septiembre, como obsequio a los forasteros que visitan la población en el verano. A éstas reuniones y bailes tienen derecho de asistencia, no solo las familias de los socios, sinó también las de las viudas que no tengan varón mayor de 18 años, y sean para ello invitadas.

En 1º de Enero de 1884, abrió al público éste Casino Teatro, una Biblioteca donde todos los socios, y durante las horas en que aquel se halle abierto, tienen derecho a usar los libros que la constituyen, pero con prohibición absoluta de sacarlos fuera del local. Todos los días del año, de diez a doce por la mañana y de seis a ocho por la tarde, pueden concurrir también todos los individuos de ambos sexos mayores de 14 años, y hacer uso allí de los libros. Aunque en el día aumentó yá, y vá aumentando, el número de volúmenes que forman la Biblioteca, diremos que según el catálogo de ella formado en 22 de Septiembre de 1891, existían entonces:

109 volúmenes, sección de Jurisprudencia, Política y Administración.
29 »  » de Filosofía.
193 »  » de Historia.
15 »  » de Geografía.
25 »  » de Idiomas.
63 »  » de Ciencias físico–químicas y naturales.
15 »  » de Medicina e Higiene.
98 »  » de Literatura y Artes.
9 »  » de Viajes.
30 »  » de Ciencias exactas.
123 »  » de Novelas.
41 »  » de Religión y Moral.
70 »  » de Agricultura.
46 »  » de Industria.
5 »  » de Comercio.
14 »  » de Ciencia recreativa.
13 »  » de Juegos y lecturas ligeras.
40 »  » de Poesía género-líririco.
7 »  » de Poesía Epica.
26 »  » de Poesía dramática.
8 »  » de Almanaques y Catálogos.
979 Volúmenes.

Para el cuidado, limpieza y servicio de todas las dependencias del Casino, Teatro y Biblioteca, tiene la Sociedad un conserge con 60 pesetas mensuales de sueldo, y un auxiliar con 22 pesetas y media de retribución, más las gratificaciones de recados o encargos particulares que hacen por los socios.

II. Sociedad de Salvamento de Náufragos.

Convocados por el Sr. Alcalde de la villa de Llanes, en 11 de Mayo de 1887, se reunieron en el salón de sesiones del Ayuntamiento un gran número de vecinos, con el fin de tratar de el establecimiento de una junta local de salvamento de náufragos. Después de manifestar con frases elocuentes el Teniente de Navío de primera clase y miembro de la Sociedad central de salvamento, D. Luis del Campo, la conveniencia de que se instalase en la localidad dicha junta, a imitación de las que ya funcionaban en muchos puntos del litoral y del extranjero, para que pudiera prestar auxilios al desválido náufrago, fue aceptada por todos los presentes, tan humanitaria proposición, y en su consecuencia se procedió al nombramiento de la Directiva que recayó por unanimidad en los señores siguientes:

Presidente honorario .–Excmo. Sr. D. Benito de Posada Herrera.
Presidente efectivo .–D. Francisco García Ruenes.
Vice-Presidente 1º–D. Ramón María de Labra.
Vice–Presidente 2 º–D. Sinforiano Dosal Sobrino.
Vocales. –Sr. Ayudante de Marina.
»–D. Manuel Martinez Garrido.
»–D. Rafael Fernández Jardón.
»–D. Miguel Mantilla de Hoyos.
»–D. Bernardino Noceda Sánchez.
Tesorero y Secretario.–D. Manuel Toledo y Benito.

Esta Sociedad, a imitación de la Central de Salvamento de Náufragos, de que es dependiente, se compone de socios de mérito, socios protectores, socios fundadores, socios suscriptores y donadores. Todos los presentes a la reunión, se suscribieron y alistaron, ya como fundadores, ya como suscriptores, ya como donadores, asociándose a ellos otros vecinos que no habían estado en dicha reunión.

La Sociedad viene funcionando en Llanes desde la fecha de su instalación, y su Junta Directiva, renovándose por mitad, cada dos años, como previene el Reglamento interior de la misma y los Estatutos de la Sociedad Española.

Se ha construido una caseta en el sitio de San Antón, y a la embocadura del puerto, donde se guardan todos los útiles necesarios de salvamento, que facilitó la Junta Central, y son:

Un cañón de bronce lanza cabos con cureña de Teck.
Un cascabel id. correspondiente al cañón.
Uno id. id. para enroscar las canillas.
Dos canillas de hierro o almas para el cañón.
Tres proyectiles cilíndricos de hierro, huecos.
Un atacador de madera.
Uno id. para la limpieza del cañón.
Una tapa–palanca de madera para el brocal del Cañón.
Nueve morteros de hojadelata para cubrir las guías que van dentro de los proyectiles.
Cuatro arandelas acero.
Diez.id. cobre
}Para amortiguar la sacudida en el proyectil
Nueve tacos fieltro.
Siete guías de cabo blanco para meter en los proyectiles.
Una llave y pasador para las tuercas y tornillos.
Nueve cargas de pólvora en una cajita.
Once fulminantes o frictores.
Un disparador de éstos, con su gancho.
Una bombilla blanca.
Una id. roja.
}Para hacer señales de noche.
Tres rollos de mecha para las bombillas.
Una bandera de lanilla roja en su asta de mano, para hacer señales.
Una bocina de latón.
Dos guías de vaivén teñido en sus correspondientes cajas.
Dos bastones herrados con sus guías.
Dos piezas de sardinera de cáñamo blanco.
Una id. id. de abacá.
Un cabo abacá,de tres pulgadas y 120 brazas.
Cuatro chalecos salvavidas (usados).
Tres ovillos, guías de cáñamo (usados).
Una caja para guardar los utensilios.
Dos baquetas para sacar la guia por la canilla.

También se adquirió una muy buena lancha de altura, la mejor acaso de la costa, con todos los útiles y pertrechos necesarios, que pudiera muy bien utilizarse para la pesca, como se utilizó en los primeros años, aumentando con sus productos los fondos de la sociedad; pero la falta de tripulantes hace que esté amarrada en el puerto, y que, en vez de productos, origine gastos para su conservación.

Afortunadamente no hubo necesidad hasta ahora de hacer uso de los útiles de salvamento, y quiera Dios que en adelante suceda lo mismo, en bien de la humanidad y tranquilidad de los vecinos.

III. Academias Filarmónicas.

En el año de 1855, se tomó el buen acuerdo entre varios vecinos de la villa de Llanes de establecer y costear por tres años, una escuela de Música, donde la juventud de ambos sexos pudiera dedicarse a la instrucción del divino arte, tanto vocal, como instrumental.

El 1º de Marzo de dicho año, se abrió esta escuela bajo la dirección del profesor D. Genaro González; y en los tres años de su compromiso, muchos jóvenes solfeaban y tocaban instrumentos con regular acierto.

Cumplidos los tres años, se reorganizó de nuevo la sociedad sin limitación de tiempo, bajo la dirección del maestro y notable profesor D. Felix Segura Ricci de Santander, quien por su buen método y especiales conocimientos en la música, consiguió sacar discípulos de uno y otro sexo, aprovechadísimos y notables tanto en el canto y piano, como en el instrumental de cuerda y viento.

El 14 de Enero de 1889 después de 31 años de enseñanza, falleció el Sr. Segura, con sentimiento general de cuantos le trataron y conocieron, acabando con él la escuela de música que ya en los últimos años se sostenía con recursos propios, sacados de la tercera parte que percibía la Sociedad por lecciones a domicilio, y por funciones religiosas o populares a que los alumnos concurrian.

En Noviembre de 1890, por la iniciativa de algunos jóvenes, se formó una nueva sociedad, y se abrió nueva escuela por dos años, el 1º de Diciembre, bajo la dirección de D. Estanislao Verguilla; Aun cuando a éste señor no se le puede negar competencia collio músico y como profesor, es lo cierto que no supo corresponder a las deferencias y consideraciones con él tenídas, ni cumplir los deberes y obligaciones reglamentarlas que había contraldo, por lo que, los mismos que le trajeron y restablecieron la sociedad niusical, se separaron de ella al vencimiento de los dos años. Nuevos socios sustituyeron a los separados, para que la escuela no se cerrase, pero arrastrando ésta vida raquítica, no puede durar mucho tiempo. Si el Sr. Verguilla conociendo sus propios intereses, no se hubiera entrega a caprichos de banderia oyendo cantos de Sirena hubiera contribuido mucho al progreso de la sociedad, y Llanes contaría siempre con un elemento tan poderoso de cultura.

IV. Imprentas y Publicaciones.

En los primeros dias del mes de Enero del año de 1868 se estableció en esta villa de Llanes con una imprenta, D. Castor Ladreda, natural de Oviedo, y el sábado 21 de Marzo siguiente publicó por primera vez un periódico semanal, de intereses morales y materiales noticias y anuncios, titulado El Oriente de Asturias, el cual continuó repartiéndose hasta el 20 de Diciembre del mismo año, que cambió su título por el de El hijo de Llanes, y se publicaba dos veces por semana, jueves y domingos.

La mala administración; la falta de propaganda y algunos escritos atacando respetables instituciones, fueron causa de su muerte el 23 de Abril de 1869.

Ladreda, levantó su imprenta, y marchó de Llanes, quedando a población sin estos elementos de publicidad.

§§§

Grande era la necesidad sentida, de establecer una nueva imprenta y, un nuevo periódico, que diera a conocer a los naturales del partido judicial, residentes en América, cuanto por aquí ocurriese, y comprendiéndolo así D. Manuel Toledo y Benito, natural de Madrid y vecino de la villa de Llanes, adquirió la maquinaria, tipos y útiles necesarios para llenar aquel vacio.

El 28 de Marzo de 1885 vió la luz por segunda vez «El Oriente de Asturias» revista semanal, también de intereses morales y materiales, con viñeta en su encabezamiento, y grabados en algunosnúmeros, cuya misión según su programa, «era la de denfender los intereses generales de la zona Oriental de Asturias: proponer las reformas y mejoras que fueren posibles en la vida local, siempre que representasen los deseos de la opinión pública y persiguiesen el mejor exito con elevación de miras, sin empequeñecer con alusiones personales tan loables propósitos: propagár todos los conocimientos y noticias útiles que conspirasen al fomento de la cultura general, y al agradable entretenimiento de los lectores: y todo aquello, en fin, que pudiera hacer una publicación, para que mereciese las simpatías de todos, y no tuviera enemigo ninguno.»

Ocho años llevava de vida «El Oriente» y prometia tenerla duradera, cuando D. Manuel Toledo, se vió en la precisión, o tuvo por conveniente vender su imprenta y la propiedad del periódico, por él mismo fundado, lo cual realizó el 1º de Diciembre de 1892 en favor de D. Angel de Vega y García.

Bajo la nueva dirección de éste señor, continuó aquella publicación, como continúa en la actualidad, si bien perdiendo mucho desde entonces, y de dia en dia, del general apoyo que tuvo, por inconvenientes polémicas, y poco meditados escritos, en que se aludía, para injuriarlas, a personas honradas, gastando sus fuerzas en la exaltación de nuevos ídolos a quienes derrochaba el incienso.

Sentiremos que la nueva ruta tomada por «El Oriente», desmintiendo su programa, sea causa de acelerar su desaparición.

§§§

El dia 1º de Enero de 1893, apareció un nuevo periódico en la localidad, titulado «El Correo de Llanes», independiente, y defensor de los intereses de la región Oriental de Asturias, el cual se imprimía en Torrelavega, y se publicaba tri mensualmente. Su programa inserto por cabeza de su primer número, decía: «con el sagrado lema de independencia, y sin otras miras que la prosperidad de la región de la hella Asturias, aparecemos en el dilatado campo del periodismo. No tiene pues «El Correo de Llanes» a la vida pública bajo el protectorado de tal o cual bandera política, de esta o de la otra agrupación social: no nace tampoco a impulsos, del afán general de exhibición, tan frecuente en los diversos órdenes de la actividad humana, ni mucho menos se propone ser uno de esos periódicos que, derrochando incienso a los pies de falsos dioses, o tributando elogios sin más criterio que la adulación, se denigraban y envilecían a sí mismos. Nó. Semejante a la bandera que el héroe de la reconquista Española vió en las agrestes montañas de Covadonga para defender la santa integridad del suelo nacional contra la irrupción agarena, ondeará también la nuestra, sin que la muevan otros vientos que los del patriotisnio y los de la justicia. Combatir la arbitrariedad en sus distintas manifestaciones; levantar el espíritu público enervado en Llanes por el más irritante individualismo; atacar el germen del mal que de dia en dia toma mayores proporciones; alentar el movimiento comercial y fabril de la zona, indicando los medios de realización, pero sin incurrir en el absurdo de sostener proyectos utópicos, hijos solo de imaginaciones que sueñan despiertas, presentar un cuadro de llaniscos Ilustres, y de narraciones, datos y artículos de carácter esencialmente local, y en suma, ser el cen»tinela avanzado de los intereses de Llanes y su partido judicial.»

Aunque a «El Correo de Llanes» se le pronosticó por algunos, que no llegaría a dos meses su vida, hemos visto que ha seguido publicándose sin interrupción todo el año de 1893, aumentando de dia en dia su crédito y su circulación, y mereciendo que muchos de sus artículos, fuesen reproducidos por otros importantes periódicos de las diferentes provincias de España, de Cuba y de México.

En una hoja que «El Correo» acompañó a su número de 20 de Diciembre, último del primer año de su publicación, se dice que, contando, como cuenta, con el apoyo entusiasta de todos los verdaderos llaniscos, y respondiendo a las necesidades de la villa en que ve la luz, así como a las promesas hechas al público, variaría ventajosamente sus condiciones editoriales, desde 1º de Enero de 1894, para cuyo dia se proponía inaugurar en Llanes, uno de sus redactores, un importante establecimiento tipográfico, a la altura de los modernos procedimientos del arte de imprimir, y que con las reformas que el cuerpo de redacción proyectaba, dentro de bases económicas, aunque con un proporcional aumento en las cuotas de suscripción, podrían tener a sus abonados, con gran frecuencia, al corriente de cuantas noticias ocurrieran en la comarca, como publicarían también multitud de trabajos de grandísimo interés para Llanes, que tenían en cartera.

Efectivamente, el dicho dia 1º de Enero, abrió D. Román Sánchez Gallego un establecimiento tipográfico, en el centro de la calle de Mercaderes, que nada tiene que envidiará muchos de los de capitales de provincia: y en el mismo dia se publicó una hoja del periódico con su nuevo programa, anunciando que en adelante «El Correo de Llanes» en vez de trimensual, se publicaría los dias 5, 10, 15, 20, 25 y 30 de cada mes, y así es como continua, prometiendo larga vida.

§§§

El jueves 1º de Marzo de 1894, apareció en esta villa el primer número de «La Ley de Dios», semanario católico, dedicado a las asociaciones del Apostolado de la Oración e hijas de María, publicáiidose todos los jueves con censura y aprobación eclesiástica, impreso bajo la dirección de D. Tomás Rodriguez.

Diose en un principio, y los hechos lo confirmaron después, que éste semanario, al que el público bautizó con el nombre de «La Ley de los dos», se fundaba exclusivamente, para en unión y consorcio con «El Oriente de Asturias», procurar por cuantos medios fueran precisos, la muerte y desaparición de «El Correo de Llanes», órgano verdadero de la opinión.

En el segundo año de su publicación «La Ley de Dios» cambió de Director, de redactores y de instinto, aumentó 4 páginas en el testo, ofreciendo servir cratultamente las suscripciones a los pobres, y así continua.

Volver al inicio del capítulo
www.llanes.as