Portal de Llanes

Covadonga

Basílica

Real Sitio de Covadonga.

En el siglo XIX el obispo de Oviedo Don Benito Sáez y el canónigo del Santuario Don Máximo de la Vega, se unen en santa alianza para dar a Covadonga el esplendor de otros tiempos. Para ello impulsan la construcción de un templo monumental en Covadonga. Así consta en los documentos la impresión de urgencia que había en estas obras según los canónigos:

"Os confesamos que sentimos honda pena, y que con el corazón oprimido, exclamamos una y otra vez: Esto es Covadonga.ĦA esto ha quedado reducida la cuna de la restauración de España! Esto es lo que recuerda los grandes beneficios de la Madre de Dios a los hijos de su nación querida y los gloriosos triunfos de aquellos héroes de nuestra historia! Las lágrimas asomaron a nuestros ojos y sentimos nacer en el corazón el deseo ardiente de reparar las ruinas de la casa de Dios y de María y de levantar un monumento digno de Covadonga."

Basílica de Covadonga.

Se encargan los planos al arquitecto Roberto Frasinelli, que se encontraba en Corao, y los planes que presentó fueron auspiciados por la Real Academia de Bellas Artes. Para preparar la superficie era necesario truncar la cúspide del monte Cueto. Las obras comenzaron el 22 de Julio de 1877, encendiendo el primer barreno el rey Alfonso XII. En septiembre del mismo año, Sanz y Forés colocaba la primera piedra. Será el obispo sucesor Fray Ramón Martínez Vigil quien culmine el proyecto, con las modificaciones introducidas en los planos por el arquitecto Federico Aparici que serán los últimos. Según Menéndez Pidal toda la obra debía haber obedecido los planos de Aparici. El Marqués de Lozoya dijo del templo que era uno de los más hermosos construidos en Europa en la época. Se inauguró y bendijo el 7 de septiembre de 1901.

De estilo neorrománico, se utilizó como cantera la misma montaña de Covadonga, que proporciona esa piedra tan característica rosada y marmórea. Su planta consta de una nave central y tres ábsides escalonados y dos altas torres en la fachada que escoltan un pórtico de triple arco. Destacan de la decoración interior algunas de las pinturas, como el cuadro de la "Proclamación del Rey Pelayo" de Luis de Madrazo, o "La Anunciación" de Vicente Carducho, así como la imagen del escultor catalán Juan Samsó de la Santina. Tras el altar se encuentra una réplica de la Cruz de la Victoria obra de Miranda, a la derecha la Capilla del Rosario, a la izquierda la Capilla del santísimo y arriba el órgano de reciente inauguración (2001), así como la puerta del Sagrario, con la cruz de la Victoria, original de Miranda. En el pórtico, están colocados los bustos de los beneméritos Prelados que tuvieron la responsabilidad de la construcción del templo, obras originales de Benlliure.

Galería de fotos de la Basílica de Covadonga
Basílica rodeada de espeso bosque. Pincha paraampliar. Basílica dese la santa cueva. Pincha para ampliar. Basílica desde los árboles. Pincha para ampliar. Basílica desde la explanada. Pincha para ampliar.
Basílica (agujas). Pincha para ampliar. Basílica interior 1. Pincha para ampliar. Basílica con don Pelayo. Pincha para ampliar. Basílica interior 2. Pincha para ampliar.

Subir al principio del Documento
www.llanes.as